PASO en Salta: una renovación obligada

infobae-image

Este domingo un millón salteños se volcarán a las urnas para elegir a los candidatos que se disputarán los cargos legislativos y ejecutivos provinciales en la elección general del 10 de noviembre. También se definirán los candidatos que competirán por los cargos municipales de intendente y concejales.

El principal dato estructurante es la imposibilidad del actual gobernador de la Provincia, el peronista Juan Manuel Urtubey, de presentarse para un cuarto período frente al ejecutivo provincial debido a la prohibición constitucional. Además, su espacio no presenta precandidatos propios, probablemente como consecuencia del desgaste que implicaron resultados adversos en las últimas dos elecciones. En 2017, sus candidatos legislativos nacionales en la provincia quedaron segundos, detrás de la lista integrada por Cambiemos. En las PASO nacionales de agosto, en donde compitió como compañero de fórmula del precandidato a presidente Roberto Lavagna, salió tercero en su provincia (19,07%), detrás del Frente de Todos (49,66%) y Juntos por el Cambio (20,91%).

Cinco frentes se disputan las candidaturas para los cargos ejecutivos, y en dos de ellos hay internas: el Frente de Todos incluye a la fórmula encabezada por el actual vicegobernador, Miguel Isa, y a la liderada por el diputado nacional Sergio Leavy. El Frente de Izquierda, por su parte, presenta tres precandidatos a gobernador: Andrea Villegas, Pablo Lopez y Violeta Gil. Además, están el Frente Olmedo Gobernador, encabezado por Alfredo Olmedo, también representante de Salta en la Cámara de Diputados Nacional; el Frente Sáenz Gobernador, que lleva en como precandidato a Gustavo Sáenz, intendente de la Ciudad de Salta y compañero de fórmula de Sergio Massa en las presidenciales de 2015; y el Frente Grande, liderado por Elia Fernández.

Los resultados de las PASO nacionales en Salta apuntan a que el Frente de Todos será la principal fuerza política en caudal electoral, y la lista encabezada por Leavy, la ganadora de la candidatura. Sin embargo, las disputas internas entre sus precandidatos, Isa y Leavy, pueden abrir el juego a una transferencia de votos por parte de Isa hacia la fórmula encabezada por Sáenz. Este último también cuenta con el apoyo de las líneas locales del PRO, la UCR y un sector del Partido Justicialista. Leavy capitalizaría la mayor parte de los votos peronistas y la de movimientos comunitarios y vecinalistas. Cuenta, además, con la bendición explícita de la fórmula presidencial del Frente de Todos, compuesta por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. No es casual que Sáenz apunte a una estrategia de reivindicación local, sobre todo resaltando logros de su gestión en la ciudad capital, mientras que Leavy explota el concepto de grieta y reivindica un potencial alineamiento entre Nación y Salta ante el eventual triunfo del Frente de Todos en ambas jurisdicciones. Las dos candidaturas con expectativas de quedarse con la gobernación en octubre están compuestas exclusivamente por varones.

Por otro lado, cada fórmula ejecutiva tiene alineadas sus listas para candidatos a legisladores provinciales. La Cámara de Diputados provincial renueva la mitad de sus bancas, 30 de 60, en noviembre, mientras que la Cámara de Senadores renueva once de 23 bancas en la misma fecha. En total, se presentan más de 400 listas y las adhesiones de organizaciones políticas al frente llegan a 1847. La longitud de las listas representará un problema para el sistema de voto electrónico en cuanto a accesibilidad por parte del usuario.

El debilitamiento de Juan Manuel Urtubey alarga y entrevera las sombras de quienes fueron perfiles secundarios durante sus 12 años de gestión. Independientemente de los frentes y alianzas formales, se esperan realineamientos de cara a las elecciones generales y, más aún, durante el período de gobierno 2019-2023.

El autor es investigador del OEAR de CIPPEC


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos