Santiago Siciliano en estos momentos está luchando por su vida. Me recuerda y moviliza hasta lo más profundo de mi alma porque en esa misma situación estaba mi familia hace 17 años, cuando Eduardo Sukiassian dejó tirado a mi hijo Kevin Sedano sobre la avenida Del Libertador. La familia de Santiago solo piensa en él y en su salud. Mientras tanto, la de Cinthia Choque se encuentra bajo la lluvia enterrando a una joven madre de 28 años. El sábado a la noche dejó a sus dos hijitas para ir a trabajar. Los dos agentes de tránsito y todo su equipo estaban haciendo bien su trabajo. Cumplían con todas las normas. Estaban sobre el carril lento, había un móvil con luces para que los conductores pudieran verlos, tenían conos naranjas y usaban chalecos refractarios.

Pero Eugenio Veppo circulaba de forma temeraria, a exceso de velocidad por los carriles lentos y zigzagueando. No sabemos por qué atropelló y se escapó. Esto hace que ya no existan pruebas para saber con exactitud si estaba ebrio o drogado. Él dice que se "confundió" y se fue. ¿Se confundió? No. Lo que hizo fue asesinar. Si realmente se mareó, como él también expresa, ¿a qué médico fue a ver? A ninguno. Solo esperó a no tener ni una gota de alcohol ni estupefacientes en sangre y después buscó a un abogado. Para eso no estuvo "confundido". Este caso, por tener tantos agravantes, debe estar caratulado como homicidio simple con dolo. Porque Veppo, conduciendo a esa velocidad por los carriles lentos, sobrepasando a un auto por la derecha, atropellando a dos personas y huyendo, sabía perfectamente que podía matar, como lo hizo.

Entendemos que los agentes de tránsito están reclamando mejores condiciones laborales. Tienen razón y nos solidarizamos con ellos, pero la causa penal va por otro camino.

Ayer, cuando iba al hospital Fernández, recibí un llamado del Ministerio de Justicia de la Nación diciendo que ponen todo a disposición de las dos familias de las víctimas.

Ahora, lamentablemente, nuevamente tenemos que pedir justicia y que por favor se comprenda que los hechos viales matan a 20 personas por día.

La autora, madre de Kevin Sedano, integra la Asociación Madres del Dolor y la Asociación Internacional de Víctimas Viales