María Eugenia Vidal (Nicolás Stulberg)
María Eugenia Vidal (Nicolás Stulberg)

Cuando María Eugenia Vidal asumió como gobernadora, nos pidió a todos los que trabajábamos para su nueva administración que nos comprometiéramos con una nueva forma de gobernar. Teníamos que ser mejores, honestos, transparentes y estar cerca de la gente. Teníamos que demostrar que había otra manera de hacer política, que la gente podía confiar en sus representantes y que las instituciones podían funcionar mejor.

Tuve el privilegio de integrar el equipo de Federico Salvai (Jefe de Gabinete de Ministros) como directora provincial de Reforma Política durante los primeros años, y participar en muchas de las iniciativas que hicieron posible cumplir con el mandato de la gobernadora. Gran parte de mi tarea consistía en impulsar las leyes que parecían imposibles en una provincia como esta, las que suponían verdaderos cambios institucionales, que no tienen que ver con la urgencia, pero que son profundos y que nadie había querido hacer.

Una de las primeras normas que vio la luz fue la ley que puso fin a las reelecciones indefinidas. Esta ley histórica establece que los 138 legisladores, 135 intendentes, concejales y consejeros escolares, podrán ser reelegidos por una sola vez y deberá pasar un período de intervalo para volver a presentarse. Así es que, gracias a la negociación con todos los espacios políticos, este año será el último en el que la mayoría de los intendentes podrán presentarse a la reelección. Ya no tendremos generaciones enteras de vecinos que sólo conocieron a un intendente, ni barones del conurbano perpetuados en el poder.

La Legislatura bonaerense fue también el ámbito en el que se discutió otra ley histórica: la Paridad de Género en las listas para los cuerpos colegiados. Nosotros trabajamos en la redacción de un anteproyecto y en la negociación con todas las fuerzas políticas para la sanción del proyecto final, impulsado por todas las legisladoras provinciales. Este año, la reglamentamos para clarificar el procedimiento de integración de listas definitivas garantizando la conformación paritaria, respetando la alternancia y la secuencialidad de género.

La gobernadora siempre luchó contra la corrupción, el clientelismo y la desidia que reinaba en nuestra provincia. Por eso, establecimos un nuevo sistema de Declaraciones Juradas Patrimoniales por el que alcanzamos a más de 27.000 agentes y funcionarios del Poder Ejecutivo, a todos los legisladores provinciales y a los 13.500 jueces, defensores y fiscales. Así, cumplimos con una de nuestras promesas de campaña: que la gente sepa cómo viven y de qué viven sus representantes y que puedan acceder a
esa información porque ahora tienen un gobierno transparente y confiable.

Para profundizar estos cambios institucionales, era indispensable avanzar con una Reforma en la Justicia. Necesitamos volver a creer y tener respuestas, que el mérito y la trayectoria sean requisitos indispensables para la selección de los magistrados, volver a discutir el proceso por el cual los jueces y fiscales son juzgados y destituidos, y fundamentalmente, que en el centro esté la víctima y no el victimario. Logramos la aprobación de la ley de enjuiciamiento de los magistrados, la ley de selección y capacitación de los magistrados, la ley de Procedimiento laboral y la creación de la Comisión Bicameral de Mapa Judicial. También impulsamos un nuevo Código Procesal Penal, orientado a la víctima, que se encuentra actualmente en tratamiento en la Legislatura. Hoy, tenemos una justicia más accesible y transparente, despolitizada e idónea, en la que ya fueron apartados de su cargo más de 40 magistrados, en su gran mayoría por mal desempeño, entre otras irregularidades. Todo esto fue posible gracias a la convicción de la Gobernadora de ir a fondo en las transformaciones sobre las que ningún otro antecesor quiso avanzar.

En estos cuatro años, demostramos que lo que parecía imposible era posible, y lo hicimos realidad. El año que viene, con la conformación de un nuevo Congreso Nacional, tenemos la oportunidad de avanzar en aquellos cambios que quedaron pendientes, como la reforma electoral. Tenemos la responsabilidad y la convicción para trabajar juntos en los próximos años impulsando las leyes que serán las más difíciles, pero también las más importantes para seguir consolidando estos cambios alcanzados en nuestro país, y nuestra querida provincia.

Candidata a diputada nacional por Juntos por el Cambio