Raúl Jalil, candidato a gobernador por el Frente de Todos
Raúl Jalil, candidato a gobernador por el Frente de Todos

Con datos del 91,6% de las mesas, el escrutinio provisorio de las PASO catamarqueñas estuvo en línea con los resultados nacionales, con un sesgo a favor del espacio peronista/kirchnerista que gobierna la provincia y la capital. La participación fue inferior al promedio nacional (estuvo por debajo del 70%) y los votos en blanco en todas las categorías superaron los valores registrados en la competencia nacional, promediando entre 7 y 10% de los votos válidos.

En la elección de precandidatos presidenciales, el apoyo a la fórmula del Frente de Todos superó por 10 puntos el porcentaje nacional (57,4%) mientras el Frente Juntos por el Cambio obtuvo el 25,8% y Consenso Federal, el 6,4%. Las restantes fórmulas obtuvieron valores cercanos o inferiores al 1%. Solo tres de las ocho listas de precandidatos a diputados nacionales competirán en octubre; con un resultado similar al actual el oficialismo provincial podría quedarse con las dos bancas en juego.

En la categoría de precandidatos a gobernador, prácticamente no hubo corte de boleta: la fórmula oficialista liderada por Raúl Jalil alcanzó el 57,6% y la encabezada por Roberto Gómez, por Juntos por el Cambio (espacio formado por el Frente Cívico y Social -FCyS-, PRO y otros actores cercanos al oficialismo nacional), quedó detrás, con el 25,2%. Las otras dos fórmulas que siguen en competencia son la de Consenso Federal (4,4%) y GEM (2,5%). La primera corresponde al espacio liderado por el gastronómico Luis Barrionuevo, que lleva como precandidato a gobernador al diputado provincial Hugo Ávila. El GEM, por su parte, es un partido provincial con cierta implantación territorial que forma parte del GEN (partido creado por Margarita Stolbizer). Quedaron excluidas la fórmula del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) y la del Frente Unidos por la Gente.

De las siete listas a diputados provinciales, solo 4 estarán habilitadas para competir en las elecciones generales: las tres listas que acompañan a las principales fórmulas presidenciales y la lista del GEM. Los votos obtenidos permitirían al oficialismo quedarse con 13 de las 20 bancas en juego, mientras el FCys se llevaría seis y consenso federal obtendría una banca. Pero el aumento de la participación electoral en las generales podría modificar este pronóstico y es difícil predecir el comportamiento de los diputados una vez electos. Posiblemente, si triunfa Jalil, este contará con el apoyo de la Cámara Baja, superando la situación de cuasi empate actual, pero se trata de equilibrios muy frágiles y cambiantes.

En seis de los ocho departamentos en los que se eligieron precandidatos a senador se redujo el número de fuerzas que competirán en las generales. En cuatro departamentos hubo competencia interna en algún espacio: en Valle Viejo, donde la banca que se pone en juego es del FCyS, salió primero el Frente de Todos, combinando cuatro listas que sumaron el 53,9% por ciento. La lista ganadora obtuvo más de la mitad de los votos y estaría por detrás de los votos obtenidos por Juntos por el Cambio, que alcanzó el 32,8% por ciento. En otros tres departamentos hubo internas en el Frente Juntos por el Cambio: en Andalgalá se presentaron tres listas, de las cuales la ganadora obtuvo alrededor del 45%, y en total el apoyo obtenido fue de 35,7%, frente al 51,5% de la candidatura del oficialismo; en Belén compitieron dos listas y obtuvieron cada una la mitad de los votos, a solo siete puntos del Frente de Todos; en Santa Rosa compitieron también dos listas, de las cuales una obtuvo el 83%, aunque demasiado lejos de la candidatura del Frente de Todos. En los cuatro departamentos sin competencia interna la diferencia es también amplia a favor del Frente de Todos. En las generales el oficialismo podría mantener sus siete bancas o incluso obtener la de Valle Viejo. En contrapartida, el FCyS se enfrenta a la posibilidad de perder la única banca que pone en juego o ganar a cambio una banca en Belén. Con todo, se espera que en el Senado se mantenga el predominio del justicialismo.

Los datos de las competencias municipales reproducen la tendencia provincial: en la competencia por la intendencia de capital, el precandidato Gustavo Saadi obtendría más de 20 puntos de ventaja respecto de Flavio Fama, que compite por Juntos por el Cambio. En un escenario local con más competencia interna, las PASO "limpiaron" el cuarto oscuro para que en las generales la oferta sea menor y más clara para el votante.

Las PASO catamarqueñas pueden ser leídas en tres niveles: el de la limitada competencia interna para la categoría de senador provincial y cargos locales; el de eliminación de listas y fórmulas poco competitivas que no serán de la partida en octubre; y, por último, como oráculo de las generales, en las que casi con total certeza el oficialismo provincial reafirmará su predominio, manteniendo los cargos ejecutivos que detenta actualmente y con la posibilidad de ampliar su representación legislativa en los tres niveles de gobierno.

Investigadora del Observatorio Electoral Argentino (OEAR) de CIPPEC y de la Universidad de Buenos Aires