Este miércoles 7 de agosto en la Sede del prestigioso Centro Universitario de Estudios de CABA, conjuntamente con el Dr. Carlos González Guerra, Director Nacional de Política Criminal, coordinado por el Jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, Dr. Martín Casares y auspiciado por Erreius, expusimos y debatimos sobre la relación de la justicia con la sociedad y en particular todo lo nuevo que trae a la justicia penal, los nuevos Códigos Procesal Penal Federal y Penal.

Se explicó la diferenciación entre las funciones de acusar en cabeza de los fiscales y de juzgar, en los jueces; también celeridad , publicidad , oralidad, despapelización, incorporación de nuevas técnicas de investigación para delitos complejos como crimen organizado, mayor espacio y protagonismo de la víctima, transparencia en la administración de justicia. Criterios explicitados de prisión preventiva, concretamente de peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación. Que tanto los jueces como los fiscales sean controlados y auditados por el Consejo de la Magistratura y la Comisión Bicameral del Congreso, respectivamente.

Al mismo tiempo unificar en un solo cuerpo normativo penal la totalidad de los delitos: desde el genocidio, hasta los delitos económicos, evasión fiscal , contrabando, tragedias viales, lavado de dinero , narcotráfico, delitos informáticos , trata de personas, violencia de género, homicidio, tráfico de órganos, robo, secuestro extorsivo, delitos contra el medio ambiente, fauna y flora, defraudación en la práctica deportiva, delitos informáticos, delitos de corrupción de funcionarios públicos, entre otros.

Se detuvo en particular sobre el decomiso de cosas, bienes y provecho de actos delictivos, que no hay un derecho constitucional de propiedad sobre lo obtenido ilícitamente, y que bajo ciertas condiciones, se puede recuperar lo robado desde el comienzo mismo del proceso penal sin tener que esperar a la condena penal.

Precisamente en lo que atañe a la fijación de penas hay un reclamo de que lo que se fija es lo que debe cumplirse y que está no se convierta en una utopía , más allá desde ya de la regulación específica de institutos como la reincidencia y la libertad condicional. A su vez, incorporar a la parte general la culpabilidad de la empresa, sanciones de multa a los entes ideales , perdidas de beneficios fiscales, el decomiso anticipado del provecho e instrumentos del delito . Las sentencias en todos los casos (sin distinción de delito de que se trate ni sector social) deben dictarse en tiempo oportuno y cumplirse, previo control recursivo. La ejecución penal y el sistema de cárceles son pilares que no deben ser desatendidos . El ciudadano común debe recibir un trato digno e igualitario cuando accede a la justicia. Los jueces y fiscales , actores protagónicos, corresponde que exhiban su patrimonio. La mirada está puesta sobre los magistrados, de quienes se exige profesionalismo en su tarea, que implica mostrar lo que hacen (las sentencias), como las hacen y lo que tienen, en tiempo y forma. Todo ello en el marco de un sistema que combine lo técnico-jurídico, con lo político (que se logren los consensos necesarios para la aprobación de las leyes), la cuestión de fondo con la de forma, de cara a la sociedad, que junto con el justiciable, son los destinatarios del servicio de administración de justicia.

Culminó el debate con preguntas del públicos sobre diversos temas del Código Penal tales como el aborto, la violencia de género, la celeridad en los procesos penales, porque conforme el adagio popular, justicia lenta no es justicia, y se apunta en ese sentido a valerse de instrumentos eficaces (Código Penal y Código Procesal Federal Penal) para que como señala la Constitución Nacional en su preámbulo, podamos, afianzar la justicia.

* Juez Federal Cámara Casacion Penal, Doctor en Derecho Penal, Pte. Comisión Reforma Código Penal, Profesor Universitario UBA, UTDT y UA