Santa Fe: triunfó el peronismo tras 12 años

Lourdes Lodi

(Carolina Niklison)
(Carolina Niklison)

Santa Fe este domingo se distinguió de otras provincias: el oficialismo perdió la elección a gobernador en una contienda verdaderamente competitiva. Tras 12 años de gestión del Frente Progresista, el peronismo logró recuperar la provincia que gobernó entre 1983 y 2007. La fórmula del Frente Juntos, liderada por el senador nacional Omar Perotti, se impuso con el 40,5% de los votos sobre la del exgobernador socialista Antonio Bonfatti (36,3%) y la del candidato de Cambiemos y actual intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral (18,9%).

Las PASO santafesinas ya habían reflejado el fin del esquema de tercios que caracterizó a las elecciones de 2015 y los resultados del domingo lo confirman. Perotti logró conservar casi la totalidad de los votos obtenidos por el Frente Juntos en la interna, donde compitió contra la exvicegobernadora María Eugenia Bielsa. Bonfatti mejoró su desempeño cosechando 150 mil votos más que en las PASO, pero le faltaron 77 mil para superar al rafaelino en su tercer y victorioso intento por acceder a la Casa Gris. En un distante tercer lugar, quedó la fórmula Corral-Martínez, que obtuvo menos votos que en las primarias, en un retroceso inimaginable luego de los comicios legislativos de 2017, donde Cambiemos fue el gran vencedor en todos los niveles.

Perotti deberá gobernar con una legislatura adversa. En la categoría de diputados provinciales ganó por amplio margen la lista encabezada por el actual gobernador, Miguel Lifschitz, quien obtuvo el 38,7% de los votos, adjudicándose 28 de las 50 bancas de la Cámara Baja. Las 22 restantes significarán 7 para el Frente Juntos, 6 para Unite por la Vida y la Familia (lista liderada por la mediática Amalia Granata, que fue una de las sorpresas de esta elección), 4 para Cambiemos (con solo el 12,1% de los votos), 2 para el Frente Social y Popular, y 2 para la agrupación de Rubén Giustiniani, Participación e Igualdad.

La falta de apoyo en Diputados será compensada por un Senado mayoritariamente peronista. De las 19 bancas, 11 quedaron en manos justicialistas y 7 en el Frente Progresista. El FPCyS perdió los escaños correspondientes a los departamentos de Rosario y la Capital en manos del peronismo, para los cuales postulaban, respectivamente, a la actual intendenta de Rosario, Mónica Fein, y al exvicegobernador Jorge Henn.

Como contracara, y gracias a los efectos de la boleta única santafesina, que promueve pensar aisladamente cada categoría, el Frente Progresista ganó la intendencia en las ciudades de Rosario y Santa Fe. En la capital, el socialista Emilio Jatón (47,6%) superó cómodamente al candidato de Cambiemos, el diputado Albor Cantard (20,9%), habilitando la alternancia en el signo de gobierno local. En Rosario, Pablo Javkin, referente radical que actualmente lidera el Partido Creo y vencedor de la interna con la socialista Verónica Irizar, se impuso al candidato del Frente Juntos, Roberto Sukerman, por acotados 7800 votos. Con este triunfo, se dará una renovación dentro del Frente Progresista que pondrá fin a 30 años de gobiernos socialistas en esa ciudad.

Las elecciones de este domingo dejan una nueva configuración del poder provincial. La estrategia de unificar el peronismo en el Frente Juntos dio sus frutos y sumaría a Santa Fe al tanteador de provincias que inclinan el escenario nacional hacia la fórmula Fernández-Fernández. Paralelamente, el pobre desempeño de Cambiemos en todas las categorías resta al oficialismo nacional uno de sus territorios de referencia.

La autora es investigadora del Observatorio Electoral Argentino (OEAR) de CIPPEC y de UNR.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos