Cuando el GPS electoral, tras nueve elecciones provinciales, daba sustento a la tercera vía, espacio del medio o Alternativa Federal, sus actores principales se encargaron de enterrarla, previo desguace. Las desconfianzas interpares se agigantaron por sobre acuerdos o entendimientos. Roberto Lavagna me decía: "Al final tenía razón en no ir a las primarias allí". Y no lo dice, pero lo piensa: "Era una trampa segura". ¿Lo hubiese sido? ¿Sus integrantes tributaban a intereses divergentes?

Pareciera que en lo único que concuerdan Sergio Massa y Lavagna es en señalar al gobernador cordobés Juan Schiaretti como dador de oxígeno político a su amigo de siempre, Mauricio Macri, al firmarle sus consensos en cambio de priorizar los de Roberto Lavagna. El ordenador del espacio, ausentándose, dejó en evidencia la ineficacia de los consensos internos. El espacio implosionó. Schiaretti, cual Poncio Pilato, dejó que las brasas lo arrasaran —al espacio— mientras descansa tras la fatiga de sus propias travesuras.

Roberto Lavagna no se baja. Su entorno recita: "Lavagna va", en alusión a la consolidación de su candidatura. Mañana inaugura el local de campaña en Cerrito y Paraguay (CABA) organizado por la mesa sindical. El dirigente Luis Barrionuevo insiste en que los gremios que almorzaron con el ex ministro siguen sosteniendo el espacio. ¿Asistirán los socios del espacio? Lavagna está seguro de completar su fórmula antes de la fecha límite del 22 de junio. ¿Esperará el resultado electoral en Santa Fe del próximo domingo 16? Su principal sostén, el socialista Miguel Lifschitz, gustoso lo acompañaría de vice, pero no encabezará la lista de diputados nacionales.

Roberto Lavagna resiste todo ofrecimiento de bajar su candidatura y tiene agendadas recorridas de posicionamiento con eje en lo productivo y laboral, mientras su entorno cree que el Gobierno lo atacará, porque es quien le disputa con mayor fuerza su base electoral, especialmente clase media y profesionales en grandes centros urbanos. Tanto el GEN de Margarita Stolbizer como los radicales díscolos dudan sobre la continuidad dentro de este espacio. En el caso de la UCR, un protagonista del proyecto me dijo: "Lavagna era interesante y competitivo con Alternativa Federal. No voy a romper con mi partido para algo que se diluyó".

Alberto Fernández ya no espera a Sergio Massa, tras los cabildeos del tigrense. El candidato del frente que aún no tiene nombre sigue aglutinando gobernadores. Esta semana habrá fotos con el ganador de San Juan, Sergio Uñac, como la hubo con el rionegrino Alberto Weretilneck. "Los gobernadores, respetándoles sus tiempos, se vienen integrando a nuestro frente". Cuando le consulté sobre Sergio Massa, Fernández cree que se ha devaluado, al igual que sus votos.

Hoy al mediodía almorzará con la CGT y tiene agendado un encuentro con Juan Carlos Schmid y Sergio Palazzo. Sostiene: "Día a día estamos ampliando nuestra base de sustentación. Al Gobierno no se le cae una idea, un proyecto. Su única iniciativa política es denunciar corrupción". Al cierre de este análisis en el entorno del tigrense cobraba fuerza la decisión de encaminarse a disputarle la candidatura presidencial a Fernández-Fernández dentro de las PASO del sector. De ser así, entre otros cercanos, perdería su principal espada política y fundadora del Frente Renovador, la legisladora Graciela Camaño.

A propósito del Gobierno, el presidente Macri sigue tomando la medicina que menos le gusta: ¡perder en las provincias donde hay elecciones! Corrientes le dio una satisfacción; si bien solo se eligieron legisladores provinciales, Cambiemos ganó. Esa sonrisa se desdibujó tras la abrumadora derrota que recibió el presidente del PRO a nivel nacional, Humberto Schiavoni, en Misiones (Herrera Ahuad, 73%; Schiavoni, 17%).

Los sismos políticos parecen no cesar. No solo por las declaraciones durante la convención del radicalismo del presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, socio mayoritario del PRO, sino las acciones posteriores del gobernador mendocino que intentan serruchar las posibilidades de la reelección del presidente Macri. Cornejo insiste en tejer fórmulas alternativas a Macri. Mientras esto acontecen y las encuestas señalan una marcada polarización, al cierre de este análisis la Casa Rosada anularía por resolución administrativa su propio decreto donde prohibió las colectoras. Si no lo hace el Presidente, tal vez sea la Justicia Electoral quien lo deje sin efecto para facilitarle a María Eugenia Vidal la posibilidad de retener la provincia de Buenos Aires. El no desdoblar las elecciones bonaerenses en su momento hoy podría ser facilitador de la derrota de Vidal. Con las colectoras desde Espert hasta Urtubey podrían colarse en la boleta de la gobernadora.

Las encuestas marcan otra vez la polarización. Daniel Arroyo, un navegador de la vía del medio, quien optó por la fórmula Fernández-Fernández, me decía: "El espacio del medio no es para esta etapa de Argentina que no transcurre en tiempos normales. Cuando en una familia hay un enfermo, todos nos dedicamos a él. Argentina está enferma y hay que curarla entre todos".