Rosario: cómo seguir a la vanguardia en la reivindicación de los derechos de las mujeres

Verónica Irizar

(@VeroIrizar)
(@VeroIrizar)

La sociedad vive otro tiempo. Los espacios de las mujeres en la vida social, laboral y política se discuten y se reclaman en las mesas familiares, en los medios de comunicación, en los recintos legislativos y en las calles.

El movimiento de mujeres en nuestro país ha sido estratégico en poner en la agenda política y en la agenda de los medios de comunicación muchos temas importantes para las mujeres. Y las mujeres que hacemos política partidaria tenemos la responsabilidad de encausar esto en los lugares institucionales de gobierno para que se transformen en derechos garantizados.

Hablar de feminismo para mí significa hablar de igualdad de género, de políticas públicas con esa perspectiva y no como un eslogan, que en épocas de campaña muchos candidatos se llenan la boca. Cuando hablo de políticas de igualdad de género, lo hago desde una convicción transformadora y con una base muy sólida de acciones concretas que ya venimos llevando adelante, tanto desde la municipalidad de Rosario como desde el gobierno de Santa Fe.

El Frente Progresista, y especialmente el Partido Socialista, tienen una larga historia en la lucha por los derechos humanos y la búsqueda de la igualdad. Somos vanguardia en la reivindicación de los derechos de las mujeres.

Rosario es una ciudad pionera en ampliación de derechos. De hecho, como secretaria de Hacienda de Mónica Fein, incorporamos en 2012 la perspectiva de género a la gestión desde el mismo presupuesto municipal, donde se visualiza qué porcentaje es destinado a reducir la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres. En 2019, 49,68% del total de gastos tiene un enfoque de género, tanto en términos de promoción de las condiciones de las mujeres para la igualdad de género (27,30%) como en la promoción de la igualdad de género (22,38%).

Esto no es un tema menor: los presupuestos públicos con perspectiva de género son un indicador del compromiso de un gobierno con los derechos de las mujeres y la igualdad de género, y una de las maneras más eficaces para acelerar el paso y transitar hacia sociedades más igualitarias, con mayores niveles de bienestar. Son vitales a la hora de reducir la brecha. Como también lo son las acciones y las políticas llevadas adelante por los gobiernos, coherentes con este presupuesto para atención, prevención e inclusión.

Sabemos que en Rosario hemos avanzado mucho, que somos ejemplo en el país, pero también reconocemos que queda más por hacer. La pelea contra la desigualdad se gana solamente si se avanza con decisión firme y acciones concretas. Una materia pendiente en la que se centrará mi gestión es la de avanzar en un sistema de cuidados que entienda verdaderamente la realidad que vivimos las mujeres.

Las diferencias en las tareas de cuidados en el hogar son un gran lastre para las mujeres en el ámbito laboral. Por nombrar algunos datos:

En todo el mundo, 647 millones de mujeres en edad de trabajar (21,7%) realizan un trabajo de cuidados no remunerado a tiempo completo, frente a 41 millones de hombres (1,5%), según el estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta división del trabajo habla de la desigualdad estructural en la que vivimos.

En la ciudad de Rosario, datos de la encuesta realizada en 2010 sobre uso del tiempo, indican que las mujeres participan en un 34,8% en trabajos remunerados y un 94,7% en trabajo no remunerado, mientras que en el caso de los hombres los porcentajes son 52,8% y 71,6%, respectivamente.

En la gestión no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Es el momento de profundizar las acciones y políticas públicas que contribuyan a delinear nuevos entramados entre las diferentes instituciones involucradas en el sistema del cuidado: familia, Estado, mercado.

Mi compromiso es seguir trabajando para poner en valor las tareas de cuidado a través de programas de formación y capacitación, y avanzar hacia la implementación de un sistema de corresponsabilidades entre varones y mujeres que permita compartir equitativamente las tareas de cuidados.

Las leyes son muy importantes, pero no son excluyentes de las cosas que ya podemos seguir profundizando desde la municipalidad. Quiero concentrarme concretamente en acciones sobre las primeras infancias, adultos mayores y personas con discapacidades. Estas iniciativas estarán dirigidas a reducir la brecha de género y, junto con otras propuestas para mejorar la situación de las mujeres en el mercado laboral, vamos a seguir avanzando para que Rosario siga siendo ejemplo en términos de políticas de igualdad de género en el país.

La autora es precandidata a intendenta de Rosario por el Frente Progresista, Cívico y Social.