El primer análisis al que podemos arribar, luego de las seis primeras pruebas electorales en el interior del país que culminarán en octubre con la elección presidencial, está demostrando que el peronismo, con la inclusión o no del kirchnerismo, se posiciona muy bien; mientras que los resultados no positivos de Cambiemos muestran la reprobación de la sociedad a una mala gestión del Gobierno nacional.

Este fin de semana, en Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet logró diferenciase del diputado nacional Atilio Benedetti por 24 puntos, conteniendo al kirchnerismo tras un trabajo realizado por Alberto Fernández como defensor del "todos juntos". Claro que la condición impuesta por Bordet fue la no presencia de caras visibles de dirigentes nacionales de su sector en su territorio. Otro de los temas interesantes a destacar es que se apoyó en el trabajo social de su ministra, María Laura Stratta, a quien lleva como su vice.

Esta foto del peronismo en ascenso, que incluye en algunos casos a variantes del kirchnerismo, y el descenso de Cambiemos no permite aún visualizar la aparición de la tercera fuerza que representa al peronismo alternativo o federal. Roberto Lavagna, quien, si por los indicios analizamos su candidatura, ya es candidato, dado que nadie alquila una gran oficina en el centro de CABA si no piensa presentarse, aún no ha logrado neutralizar las ambiciones de poder de Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, y así lograr ser el líder del sector.

En el caso de Córdoba, es difícil hacer un análisis contundente, dado que no solo la provincia ha desdoblado la elección de gobernador y vice de la elección nacional, sino que, además, hicieron lo propio 127 municipios y comunas este domingo, donde no le fue mal ni al PJ ni a la UCR, pero restan aún 243 localidades de procedencia principalmente peronista que han decidido celebrar las elecciones el 12 de mayo, el mismo día que se elige gobernador.

El caso de la posible reelección del gobernador Juan Schiaretti con un triunfo contundente, es observado porque es la primera experiencia geográfica que se aproxima al consenso que Roberto Lavagna predica, dado que confluyen en Hacemos Córdoba peronismo, kirchnerismo, el GEN de Margarita Stolbizer, el socialismo de Miguel Lifschitz. Roberto Lavagna tiene un obstáculo, que es no tener territorio propio. La pregunta es: ¿Schiaretti reelecto será dador de ese territorio o protagonista de dentro de las PASO presidenciales junto a Massa y Urtubey? Hasta hora el sector de Lavagna lo ve como el ordenador del espacio, ¿será así?

Por otro lado, conocida la inflación del mes de marzo, la cual no obedece a la baja, el Gobierno nacional presentará mañana miércoles un plan electoral con algunas medidas para intentar contener a sus socios radicales y a votantes de clase media desilusionados.

La pregunta es: ¿Es bueno o malo el anuncio de precios amordazados por seis meses? La respuesta podría ser: es un ratito bueno, siempre y cuando el precio que se acuerde no contemple el precio de la inflación pasada más un porcentaje de la por venir. Pero también es malo porque el primer día luego de finalizado el acuerdo los empresarios recuperarán lo supuestamente perdido. La utilización de "supuestamente perdido" responde a que en nuestro país sabemos el precio de un producto pero no su valor.

El crédito a los jubilados, descuentos en los supermercados para ellos (que ya existe), la reposición del Ahora 12, son pequeños parches. ¿Es bueno? En el cortísimo tiempo, sí. Pasado el resultado electoral, no sabemos. Estamos, reitero, ante un plan electoral lleno de pequeños parches para bolsillos, especialmente de la clase media, muy agujereados. Además con medidas que no surgen de la convicción del Gobierno, sino de la necesidad electoral. Y aunque el marketing las disfrace con la autoría del presidente Mauricio Macri, llevan la firma en el orillo de la ex presidente Kirchner.

Si bien en algunos lugares del interior del país, sectores ligados al campo, al biodiesel, a las energías alternativas, manifiestan un despertar económico, el Centro de Estudios Sociales (CESO) dio a conocer la situación laboral del primer trimestre del 2019 en Rosario. La tasa de desocupación ha alcanzado el 14,84%, mientras que en igual período de 2018 era de 13,01 por ciento. La subocupación pasó del 13,91% del 2018 al 14,54% en igual período de 2019. Esto genera en un año 12.647 nuevos desempleados. En los jóvenes la desocupación es del 22,88 por ciento. Y la tasa de desempleo en la mujer es 17% mayor a la de los hombres.

Santa Fe se alista a su primera prueba electoral en las PASO del próximo 28 de abril. Distintos trabajos serios demuestran que, a 12 días, dos tercios de los votantes no tienen decidido aún su voto.

Todo indicaría que el paquete de medidas que se conocerá mañana podría definirse desde la política como gatopardismo: cambiar todo para que nada cambie, sustentado en que, para salir de la trampa financiera e ir hacia la reactivación económica, el Gobierno necesita instrumentos de política que no se contrapongan con los lineamientos del FMI. Lineamientos que el ministro Nicolás Dujovne ha aclarado que no están en discusión. Y como si esto fuese poco, el negociador del FMI, Roberto Cardarelli, le ha dicho al Gobierno: "No estamos esperando un declive de la inflación, por lo menos en los próximos dos o tres meses".