San Juan y el escenario electoral nacional

La dinámica de éste largo año electoral genera día a día nuevas configuraciones que impactan –en mayor o menor medida- en el escenario de la campaña nacional, y que demandan a los estrategas políticos de las diversas fuerzas en pugna la capacidad para calibrar sus armados aprovechando a su favor las trasformaciones que se van suscitando en el panorama electoral.

Una nueva contienda tiene lugar hoy en la provincia de San Juan, donde el gobernador Sergio Uñac buscará anotarse una contundente victoria en las PASO provinciales que lo acerque a su objetivo de ser reelecto y con ello redefinir su rol dentro de un peronismo nacional que aún busca definir su identidad. El equilibrio que el gobernador cuyano ha sabido llevar entre la ex presidenta y el heterógeneo espacio de peronismo federal es probablemente uno de los rasgos salientes de éste armado electoral provincial.

Desde Buenos Aires, los principales espacios políticos no sólo observan con interés el resultado de las elecciones sanjuaninas, sino también las definiciones políticas posteriores del seguramente triunfante Uñac, para apuntarlas a un ya de por sí complejo escenario electoral nacional que con cada nueva fecha del nutrido calendario de elecciones en las provincias suma nuevos elementos a tener en cuenta en las estrategias de campaña.
¿Las contiendas se definen por su escenario?

En el diseño de toda estrategia política uno de los elementos que demanda un análisis riguroso y exhaustivo es el escenario en que se desarrollará la contienda. Este concepto engloba la articulación de las variables políticas, económicas, sociales, y de toda índole, que influyen en el proceso electoral y que, lejos de ser estáticas, están en constante cambio.

Como ya no es para sorprenderse en nuestro país –menos aún en un contexto de campañas electorales- esta semana el escenario parece haber sufrido importantes alteraciones. Dependerá de cada espacio político y de la pericia de sus equipos, poder dimensionar cuánto y de qué manera ello afecta a sus estrategias, y poder realizar los ajustes necesarios para minimizar el impacto de éstas novedades o potenciarlar, según la necesidad de cada campaña.

Lo cierto es que hay, por lo menos, tres novedades del escenario a observar: la economía, lo social y la justicia.

Los vaivenes del dólar que generaron zozobra en el oficialismo durante casi todo el 2018 y afectaron sensiblemente la imagen de la gestión de Macri, vuelven a perturbar los sueños y perspectivas de los argentinos. Una estrepitosa suba como la que se registró los primeros días de la semana pasada –en donde la divisa pasó de cotizar 42 a casi 45 pesos- es lamentablemente la conocida antesala de aumentos en rubros tales como alimentos, servicios, combustibles, etc. El anuncio de que la inflación ya estaba bajando que el Presidente hizo al inaugurar las sesiones del Congreso choca con una realidad que no da tregua.

En este sentido, el argumento comunicacional de que "solo los que compran dólares se angustian con la suba de la divisa" no es válido. El alza de la moneda estadounidense trasciende ampliamente los humores del mercado y genera malestar en amplias capas altas y medias, aun las que no adquieren dólares, lo que en un escenario electoral ya condicionado por la negatividad es un grave problema para el oficialismo.

El segundo elemento del escenario que se conoció esta semana y que ocupó gran parte de la agenda mediática fue el aumento de la pobreza y la indigencia en el país. Los datos se desprendieron de un nuevo informe publicado por el INDEC, que señaló que la pobreza en la Argentina alcanzó el 32% y la indigencia el 6,7%, lo que equivale a decir que 12,9 millones de argentinos son pobres y 2,7 millones indigentes.

Si bien estas cifras son elevadas, lo más contundente es el aumento que ambos indicadores tuvieron en tan solo un año. Así, la pobreza pasó de 25,7% a 32% -es decir 2.650.000 nuevos pobres – mientras que la indigencia aumentó de 4,8% a 6,7% -es decir 800.000 nuevos indigentes-. Este anuncio por parte del organismo encargado de las estadísticas nacionales en el marco de un año electoral trae a colación aquella sentencia que el propio Presidente había dicho hacia 2016: "quiero que me evalúen por si conseguí bajar la pobreza".

El tercer elemento que volvió a ser protagonista de la agenda pública esta semana fue la Justicia. La gran atención que reciben diversas causas que se tramitan en tribunales federales, y no sólo de las que involucran a Cristina Fernández de Kirchner sino también las que alcanzan a algunos referentes de Cambiemos, parecen adelantar que la campaña también tendrá una arena privilegiada en Comodoro Py. La incógnita que persiste, en este caso, es si la "corrupción" será una de las referencias temáticas capaz de movilizar a la opinión pública durante la campaña y, llegado el caso, orientar el sentido del voto.

En este marco, la jornada electoral de éste domingo adelanta un cuarto elemento que deberá ser –post factum- considerado para recalcular el escenario de campaña: la elección primaria para gobernador en San Juan.

San Juan: un resultado con impacto en el escenario nacional

El espíritu electoral sobrevuela la provincia de San Juan. Los electores concurrirán a las urnas para elegir -en Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO)- los candidatos que competirán para la gobernación. El actual gobernador, Sergio Uñac, augura un triunfo para el peronismo y con este su reelección.

Su confianza, además de apoyarse en la eterna –y por momentos peligrosa- autoestima que todos los políticos tienen sobre sí mismos, se basa en un respaldo lógico: la victoria de su hermano, Rubén Uñac, al competir en las legislativas de 2017, logró mostrar la fortaleza de su espacio a nivel provincial, tras alcanzar el 54,5% de los votos y aventajar a Cambiemos –y por el entonces candidato, Roberto Basualdo- por 22 puntos. Un triunfo que, debe recordarse, se daba en el marco de una elección nacional donde Cambiemos, lejos de haber sufrido el desgaste que algunos esperaban, había aumentado su caudal electoral respecto a 2015.

En términos demográficos, San Juan forma parte del conjunto de distritos que no llegan al 2% del padrón nacional. Con 555.766 electores, sus votantes representan el 1,68% del total país, lo que, para muchos analistas, le resta centralidad a dicha elección.

Sin embargo, la particularidad de esta elección –y lo que los estrategas de los espacios nacionales estarán observando- es la postura que adoptará Uñac tras el resultado electoral.

Por el lado del kirchnerismo –si Uñac gana- la espera girará en torno al gesto que el sanjuanino pueda o no tener respecto a Roberto Lavagna. Cabe recordar que parte de la vorágine en torno la exposición pública del ex ministro de Néstor Kirchner, comenzó con una visita que Uñac hizo a su casa a fines del año pasado y, a posteriori, la propia de Lavagna a la provincia de San Juan. Para algunos, existe un apoyo tácito de Uñac a Lavagna. Pero en política todo es tácito hasta que se concreta; el misterio, la sospecha y los entredichos son parte del juego político. Lo que el kirchnerismo teme es un apoyo explícito de un gobernador con buena imagen como Uñac –tras haber ganado nuevamente su provincia- a un contrincante de Cristina.

Por su parte, Cambiemos apuesta a que este "equilibrio" que el gobernador ha sabido sortear entre Cristina y el peronismo federal se desbalancee. Descartada la pretensión de ganar la provincia de San Juan con un candidato afin, desde Casa Rosada la apuesta es que Uñac escale –de la mano de un nuevo triunfo- posiciones hacia adentro del peronismo para intentar posicionar a Lavagna en el concierto de candidatos y restarle apoyos a la ex mandataria. La hipótesis de los estrategas de Cambiemos es que, si Macri compite con Cristina, pero Lavagna le quita puntos desde el peronismo, el Presidente tendría allanado el triunfo electoral en octubre.

Algunos analistas señalan que la elección de San Juan podría tener mayor influencia en la contienda nacional de la que está a la luz. Quizás, si su resultado pasa de un simple triunfo a una victoria arrasadora y el sanjuanino lograra incrementar su influencia nacional, es lícito sospechar que estamos ante la posibilidad de que el año electoral lo vea compitiendo en "otras ligas".

Por lo pronto, el termómetro electoral del país se mide estos días por esta contienda local a la espera de sus resultados.