La visita que realiza el presidente Mauricio Macri a la India no es una innovación en la política exterior argentina. Tiene antecedentes a lo largo del siglo XX. La primera visita de Estado a dicho país la realizó el presidente Arturo Frondizi, a comienzo de la década del 60.

Antes de ello, ya en los años veinte del siglo pasado, funcionaba un consulado argentino en Calcuta. En esa década, tuvieron lugar importantes visitas de personalidades de la cultura y la vida india. Una es la del poeta Rabindranath Tagore, quien es hospedado tres meses por Victoria Ocampo en su casa. De esta estadía escribe una serie de poemas sobre Argentina, que denominó "Purabi" y que sería interesante reeditar.

Al año siguiente, visita nuestro país el maharaja de Kapurthala, quien fuera recibido por su amigo, el presidente Marcelo T. de Alvear (se habían conocido en Europa, durante la gestión diplomática del segundo en París).

Según Florencia Rubiolo y Paola Baroni, en 1943, se constituye en Buenos Aires la Comisión de Comercio de India para América del Sur. Las relaciones diplomáticas se establecen en 1949. La proclamada "tercera posición" del presidente Juan D. Perón lo llevó a coincidir con la posición internacional del primer gobierno de la India, que propugnaba la no alineación frente a la polarización que se generó en la Guerra Fría.

Pero volvamos a Frondizi. Realizó una gira por Asia acompañado de su canciller Miguel Ángel Cárcano, un destacado dirigente conservador con larga actuación diplomática desde comienzos de los años treinta, y en este marco visitó la India. Fue recibido por el primer ministro Jawaharlal Nehru.

En sus discursos, Frondizi hizo referencia a la cooperación en el ámbito de Naciones Unidas, basada en la "búsqueda de la paz, la realización del derecho, al desarrollo económico para todos los pueblos" y "en la urgencia del desarme atómico". Al finalizar la visita, se emitió un comunicado conjunto en el cual se destacaba la cooperación económica, además de la política.

Según el embajador argentino Fernando Fernández Escalante, quien ocupó nuestra Embajada en la India entre 1976 y 1986, el intercambio comercial bilateral durante la década previa a esta visita era escaso y deficitario para Argentina. Se exportaba en promedio entre 100 mil y 300 mil dólares al año, a valores de ese momento, y se importaba por 18 millones.

Es así como la idea de ampliar el comercio con la India tiene larga data. Frondizi visitó la India seis décadas atrás. El hecho confirma su visión estratégica. Entonces no era la potencia económica que es hoy —en 2019 podría pasar a ser la quinta economía del mundo, superando a Francia y el Reino Unido—, pero por razones geográficas, demográficas y culturales el Presidente argentino veía claro que era e iba a ser un país importante en el mundo.

Las relaciones exteriores entre los Estados son consecuencias más de procesos que de innovaciones y pienso que esta evocación de la primera visita de Estado de un presidente argentino a la India lo confirma.

El autor es analista político. Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.