Luego de las fiestas de fin de año, lo común es sentirnos pesados, tanto en lo físico como en lo emocional. Tantos excesos pasan factura.

Un estudio publicado por The British Medical Journal, que cubrió un período de 16 años y contabilizó casi trescientos mil casos, demostró que durante las vacaciones de verano y Navidad suele haber un mayor riesgo de infartos al miocardio. En el caso específico del fin de año, el riesgo es de un 15%, frente al 12% de las vacaciones veraniegas.

Los científicos acotaron que durante la Nochebuena hay un mayor riesgo de padecer infartos, con un 37% de probabilidades, debido a que las festividades navideñas propician que las emociones y los excesos lleguen a su máximo alcance.

En la búsqueda de ese equilibrio tan necesario, te presento algunas prácticas para desintoxicar cuerpo y mente después de las fiestas. En primer lugar, procura desconectarte de la tecnología al menos dos horas antes de dormir. El descanso es imprescindible para conseguir el balance.

Otra recomendación es incorporar el hábito de la meditación en tu rutina diaria. Si todas las mañanas te regalas diez minutos de conexión profunda contigo mismo, pronto verás la diferencia. Un elemento importante en ese proceso de desintoxicación tiene que ver con el ejercicio físico. Una rutina de diez minutos diarios, bien sea de cardio, estiramiento o simple caminata, brinda grandes beneficios para tu salud.

Todo lo que hacemos cobra sentido cuando lo conectamos con el para qué deseas llevar una vida más equilibrada. Una recomendación para alimentar el espíritu son las lecturas con contenidos que dejen mensajes positivos y constructivos.

Finalmente, pero no menos importante: revisa con cuidado la alimentación. Nuestro templo sagrado, el cuerpo, es el vehículo divino para alcanzar todo lo que queremos, y debemos alimentarlo con conciencia. Este es uno de los temas por los cuales nació Conciencia Divina, como alternativa para depurar el cuerpo, las emociones y la mente de todos los excesos que pudimos haber cometido durante las fiestas de Navidad y fin de año, y que pueden repercutir posteriormente en nuestra salud.

Tus rituales y tus hábitos crearán tu mundo. Haz que valga la pena.

Es autor y estratega de vida.