Todavía es muy poco lo que sabemos en concreto sobre el anuncio del Gobierno para los deudores hipotecarios UVA. Y lo poco que se sabe es menos que lo que anunciaron, y no resuelve el problema. Los deudores no quieren subsidios ni regalos de nadie, solo previsibilidad para pagar las cuotas, sin que el crédito se torne impagable.

Según informó el Gobierno, cuando la inflación sea mayor en un 10% a los salarios, los deudores podrán solicitar al banco que la cuota no se incremente más que el promedio de aumento de los salarios (coeficiente de variación salarial). La diferencia se capitalizaría y se pagaría cuando los salarios aumenten más que la inflación. Y la otra opción es extender el plazo de pago del préstamo.

Llama la atención que la medida anunciada no es una nueva normativa del Banco Central ni un decreto. No se ha establecido la posibilidad del tope de las cuotas, sino que simplemente se le sugiere a los bancos que les ofrezcan esa posibilidad a sus clientes, lo cual es algo muy diferente.

Ha sido publicada la comunicación que el Banco Central les envió a los bancos, y es solo una opinión en la que les recuerda que "las entidades podrían proponer una regla para sus clientes que fije un tope a la cuota mensual, de forma tal que, si desde el desembolso del préstamo la variación acumulada en la UVA excediera al CVS en más de 10%, la variación de la cuota no exceda dicho límite".

Y completa: "Las entidades podrán ofrecer a sus clientes distintas variantes y modalidades dirigidas a morigerar el impacto circunstancial de la coyuntura económica".

Como vemos, esto es muy diferente a lo anunciado, no se trata de establecer un tope sino de recordarles a los bancos que pueden hacerlo.

Pero aun en el caso de que los bancos escuchen esta sugerencia, esto tampoco resuelve el problema que hoy está planteado. Este año la inflación crecerá un 45% y los salarios se estima que podrían crecer un 25 por ciento. Como consecuencia, todos los deudores UVA verán incrementada su deuda y si al finalizar el crédito el salario no se recupera en relación con la inflación, habrá que extender el plazo, algo ya previsto en la normativa.

Venimos insistiendo sobre la importancia de tratar este tema, conocemos las soluciones para promover el crédito hipotecario y, sobre todo, para proteger a los tomadores de créditos. Estamos a tiempo todavía, la solución es que se discuta en el Congreso y se apruebe una ley.

El autor es economista.