En el año 279 antes de Cristo, el General Pirro, Rey de Epiro, le ganó por segunda vez una batalla a los romanos en Ausculum a un costo elevadísimo.
En función de esta batalla se hizo famosa la frase "morir a lo Pirro".

¿Valía la pena ganar a un costo tan elevado ? El propio Rey Pirro afirmó que, si hubiera otra victoria como esa, él volvería a Epiro sin un solo hombre.

Cuando veo personas agrupadas en los denominados "piquetes", cortando las calles, generando un caos en la ciudad y con el teórico objetivo de reclamar por una economía mejor, por la generación de empleo y por el aumento en valores y cantidades de planes sociales, me pregunto que si los organizadores evalúan que están matando la única posibilidad para que todos sus reclamos puedan ser atendidos.

Sin saberlo -o sabiéndolo, lo que es mucho peor- los piquetes generan exactamente lo contrario de lo que defienden.

La economía argentina está mal, y en los próximos meses continuará estando mal. Para generar empleo en el mediano plazo, precisamos de inversiones locales y del exterior, y aumentar las exportaciones para, a pesar de las retenciones, aprovechar un tipo de cambio más competitivo.

Los activos argentinos están baratos en dólares y muchos inversores del exterior están haciendo cuentas, pero cuando un inversor ve que un grupo minoritario de personas tienen el poder de cortar durante 7 horas la Avenida 9 de Julio, el centro de la capital del país, y que en el año 2017 hubo 14 piquetes promedio por día, simplemente eligen otro destino para sus inversiones.

Si atraemos inversiones productivas que contraten mano de obra, quien tiene empleo consume más, las empresas precisarán entonces aumentar su producción para atender esta demanda y para esto, también precisarán más mano de obra, el Gobierno aumentará la recaudación merced el aumento de la actividad económica, y cuando la industria produce más, crece también la mano de obra indirecta, que también consume más y así el país entra en circulo virtuoso de crecimiento y generación de empleos

Los piquetes matan la creación de empleo y la realidad es que sin empleos y sin recursos en el Estado, es imposible aumentar la cantidad, calidad y valor de la ayuda social.

Veamos este otro dato. El economista Roberto Cachanosky realizó un estudio en el que se observa que al 201 había 17.589.458 personas que dependían del Estado, incluyendo jubilaciones y pensiones. Este número no incluye los 3.200.000 de empleados públicos, nacionales, provinciales y municipales.

La cuenta no cierra por ningún lado.

Según el mismo economista, hay registrados en el Ministerio de Trabajo 6.200.000 millones de empleados Dicho de otra forma, 6.2 millones de trabajadores tienen que generar actividad económica para 20 millones de personas. La única forma de salir de este problema es aumentando la cantidad de empleados para que mejore la proporción respecto de jubilaciones, subsidios, planes, asignaciones y empleados públicos.

La industria argentina tiene capacidad ociosa.Si conseguimos aumentar la producción, generaremos más empleo y aumentaremos también la competitividad del producto nacional porque las fábricas podrán producir mayor cantidad de bienes con el mismo costo fijo.
A modo de ejemplo, tenemos potencial para aumentar la exportación de varios productos mediante algunas gestiones estratégicas de nuestra Cancillería y de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

Un estudio de la Universidad Nacional de San Martin determinó que si Argentina exportara 1.000.000 de toneladas de harina de trigo (hoy exporta 650.000 toneladas año), se generarían 3890 puestos de trabajo, el Estado recaudaría $672 millones (sin incluir el aumento de consumo de los nuevos trabajadores y sin contar el valor de las retenciones a las exportaciones) y el aporte de agregación al PIB seria de 0,03%

Según Marcelo Perassi de la Cámara de Avicultores de Argentina, si se le diera media docena de huevo en polvo por mes a cada uno de los beneficiados por planes y asignaciones, esto demandaría inversiones por U$S 100 Millones y la contratación inmediata de 350 personas directas.
Esto sin contar que darle proteínas a quien no come bien ayudaría para el desarrollo cognitivo.

Por último, y para desarrollar apenas tres ejemplos de muchos que existen, si la Cancillería Argentina consiguiera colocar en la pauta de negociaciones con Brasil, que nuestro vecino equipare dos de los cinco tributos que pagan las autopartes argentinas para ser importadas en Brasil con lo que paga el mismo producto localmente en Brasil (llega a ser el doble), aumentaríamos considerablemente la exportación de autopartes, sector fuertemente deficitario para nuestro país en la balanza comercial con Brasil y cuyo aumento de las exportaciones podría general al menos 500 puestos de trabajo, solo con el mercado brasileño.

Para terminar con los piquetes

El Articulo 14 de la Constitución Nacional determina que "todos los habitantes tienen derecho de entrar, transitar y salir del territorio argentino". Además de la mención en la Constitución, este es un derecho fundamental reconocido por el Artículo 22 del Pacto de San José de Costa Rica. Pero lo cierto es que el Estado quedó rehén de su modelo al haber delegado la función de administrar la ayuda social en punteros políticos que distribuyen la ayuda a cambio de apoyo (inclusive apoyo para reclamar contra el propio gobierno que les brinda la ayuda social).

Comparto algunas propuestas que el Estado podría considerar para que los piquetes puedan desarrollarse en libertad, pero sin el impedir el tránsito de los ciudadanos argentinos (mi agradecimiento a varios usuarios de Twitter que han aportado algunas de estas ideas cuando comencé a discutir el tema en la red social).

-Que sea exigida que la documentación de los micros que transportan a los habitantes que deseen reclamar en la vía pública, para comprobar que esté en regla. Esta exigencia debe incluir el VTV, estado del vehículo y brindar seguridad para los pasajeros.

-Que sea prohibido el estacionamiento en la vía pública y los micros sean multados, como serían multados nuestros vehículos si decidimos estacionar un día laborable en la Av. 9 de Julio

-Verificar el estado de legalidad en nuestro país de los extranjeros que participen de los piquetes y advertir a los mismos que su conducta no respeta un derecho Constitucional. Si repite su participación, se lo puede retirar del país por incumplimiento de la ley.

-Es fácil saber quien participa en un piquete, ya que los organizadores pasan lista para tomar presencia. De comprobarse que quien participa está siendo pagada para hacerlo, el Estado podría retirarle la Asistencia Social. Si tiene ingresos no necesita de plan social.

-Por último, si los piquetes generan un daño al patrimonio público o privado, debería utilizarse el Articulo  1762 del Capítulo 8 del Código Civil y Comercial de la Nación Argentina que dice : "Actividad peligrosa de un grupo. Si un grupo realiza una actividad peligrosa para terceros, todos sus integrantes responden solidariamente por el daño causado por uno o más de sus miembros. Sólo se libera quien demuestra que no integraba el grupo".

Cambiar la estrategia para obtener resultados diferentes

En 1680, el Ejército francés creaba la Compañía de Granaderos y, para mantener la simetría en batallón, se creó un cuerpo ligero de soldados que tuvieron su formación oficial en las Ordenanzas del año 1728 donde por primera vez se definió la palabra piquete: "En cada batallón habrá un grupo de personas compuesto por un Capitán, un Sub-teniente, dos Sargentos y 50 hombres con un tambor".

El objetivo era atacar al enemigo hasta que llegue el batallón principal.
Los piquetes están siendo utilizados al estilo francés por quienes se denominan líderes de organizaciones sociales, con el único objetivo de presionar a un Gobierno que permite que, quienes desean trabajar, no puedan hacerlo.

El día que los organizadores de piquetes entiendan que si realmente quieren trabajo para sus bases, deben cambiar la estrategia, podremos pensar en tener una Argentina mejor.