La letra de nuestro Himno Nacional es clara cuando proclama la vocación por construir una nueva nación sobre los sólidos cimientos de la igualdad. Fortalecer esta vocación fundacional exige prestar atención a nuestro sistema escolar que hoy enfrenta dos graves problemas: bajo nivel de conocimientos de los alumnos, y grandes diferencias entre escuelas privadas y escuelas estatales, íntimamente vinculadas a las diferencias en los niveles socioeconómicos de las familias.

Los últimos Operativos Aprender (2016 y 2017) nos indican que el nivel de conocimientos de nuestros alumnos es bajo, pero además es muy desigual, con una gran influencia del nivel socioeconómico de las familias, ya que los alumnos de familias con bajos ingresos saben menos que los alumnos de familias con más ingresos.

Un ejemplo de esta gran desigualdad se encuentra en los resultados de la evaluación de conocimientos de Matemática (Aprender 2016), correspondiente al último año de la escuela secundaria en los distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires.

En la comuna 14 (barrio de Palermo), apenas el 9,2% de los alumnos que van a escuelas privadas tiene un nivel de conocimientos "por debajo del básico", pero si vamos al sur de la ciudad y observamos la comuna 4 (Boca, Barracas, Nueva Pompeya, Parque Patricios), este nivel de ignorancia se multiplica nada menos que 4,4 veces, ya que asciende al 40,7% del total de alumnado del último año de escuelas secundarias estatales.

Es preocupante constatar que en todas las 15 comunas de la CABA hay una gran diferencia en el nivel de conocimientos de los alumnos de escuelas privadas y estatales, con una influencia decisiva de la situación socioeconómica de las familias.

Es importante que las autoridades educativas de la CABA intensifiquen sus esfuerzos por disminuir estas desigualdades educativas, ya que tienden a agravar aún más la brecha social vigente en nuestro país, y nos alejan de la necesaria igualdad de oportunidades para construir una sociedad asentada en la "noble igualdad" de nuestro himno.