Batistuta, Maradona y Francisco: ideas que pueden ayudar

Gabriel Batistuta
Gabriel Batistuta

Es penosa pero no sorpresiva la derrota de la selección nacional.

Guardábamos una secreta esperanza. Pero era solo eso, una esperanza. La Argentina pesa más en el campo de juego por tradición e historia que por lo que hizo la Selección en este mundial. Quedó revelada de manera palmaria la sucesión de errores a todo nivel: AFA, equipo técnico y jugadores, como lo han explicado un sinnúmero de comentaristas deportivos, ex jugadores, directores técnicos y un extenso abanico de entendidos. Ya está dicho.

En esta oportunidad abordaré el tema desde otro ángulo que no sé si será muy importante pero es un costado sobre el que vale la pena reflexionar en virtud de haber sido traído al debate por dos grandes del fútbol nacional: Gabriel Batistuta y Diego Maradona.

"Entré a saludar al vestuario de la selección y la mitad no me dio pelota. Lo tomé como algo generacional, porque yo con estos pibes no tengo nada que ver. Me hubiese gustado que me saluden, pero no por quien soy, sino porque jugué y estuve en ese ambiente. No me hago mucho problema. En todo caso creo que no lo hicieron porque no lo sentían. Esta Selección no está muy conectada con la gente a pesar de haber jugado tres finales, que no es poco deportivamente. Pero nunca llegó a conectarse por falta de carisma, por los comportamientos de los chicos, no sé. Nosotros nos movíamos como mortales, como lo que éramos, más terrenales y la gente eso lo sentía. Ellos no fueron ayudados por los dirigentes que tuvimos hasta hace poco. No veo a ningún campeón del mundo dando vueltas ni hay un reconocimiento. Nadie sabe lo que se hizo porque nadie se los cuenta".

Luego del partido con Croacia, en este Mundial de Rusia, Maradona cargó contra los jugadores de la selección y les dio un consejo: "Dejá la play a un costado y agarrá un Grafico viejo". Esto es, dejá el presente líquido y conocé la historia de la Selección Nacional. "Reconozcan el esfuerzo de un 'cholo' Simeone, el 'vasco' Olarticoechea, Américo Gallego, Fernando Redondo, Oscar Ruggieri, Claudio Caniggia, Ubaldo Matildo Fillol o Leopoldo Jacinto Luque".

Diego Maradona, con la copa del mundo, en México 1986 (Getty Images)
Diego Maradona, con la copa del mundo, en México 1986 (Getty Images)

Y remató: "Yo quisiera una charla con los jugadores para saber el grado que tienen ellos o la capacidad que tienen de vestir la camiseta nacional", vinculando de este modo el honor de la Camiseta Nacional con el conocimiento de la historia del fútbol argentino, al menos de los últimos 45 años.

Batistuta y Maradona han enunciado una verdad muy profunda dicha con palabras simples: estos chicos no están conectados con la gente porque no saben de dónde vienen y nadie los ha ayudado.

Pero a no desesperar; al parecer es una característica de los tiempos que corren. La historia no importa, lo central es la ruptura con la trama del tiempo. Desentenderse del pasado y resolver técnicamente los asuntos como lo realiza un ingeniero con sus fórmulas y cálculos matemáticos.

Y es justo en este punto donde entra la figura del Papa Francisco. ¿Por qué?

Porque hace apenas un mes les dijo a los jóvenes iberoamericanos que lo consultaban como votar: "La Patria no comenzó con ustedes. (…) Miren hacia atrás, a las raíces de sus pueblos y de sus familias, sino se van a caer. Ciertamente ellas nos envuelven y dan sentido de pertenencia, y también dirección a nuestras vidas".

Aplicadas estas ideas bergoglianas al fútbol encajan en la dirección de los dichos de Batistuta y Maradona y niegan la idea de Mascherano acerca de que hay que tener cabeza de pez, frase que se la ha atribuido. Esto es, no tener memoria. Es una posibilidad más a la hora de marchar a pasos de gigantes no solo en la Patria sino también en los campos de juego. Vale la pena probar.

Últimas Noticias