Natacha Jaitt
Natacha Jaitt

"Black Mirror" es una serie muy original de Netflix. Uno de sus capítulos más estremecedores se llama "El odio de la Nación". En las primeras escenas cuenta la extraña muerte de una periodista. Todo arranca cuando ella publica una nota, aparentemente desafortunada, sobre una discapacitada que conduce una ONG. Inmediatamente se produce una reacción virulenta en las redes sociales. Alguien inventa el hashtag #MuerteA (#DeathTo) y miles de usuarios agregan el nombre de la periodista. En la calle, la insultan. Ella no deja de chequear angustiosamente el celular, donde recibe amenazas anónimas ("muere, perra"). En pocas horas, aparece asesinada. A partir de allí, se desarrolla una trama apasionante que explora el odio que domina las redes sociales. En algún momento, al pasar, se revolea la palabra pedofilia, un clásico en las redes no solo en la Argentina.

En los últimos días, la acusación de pedofilia se adueñó de las redes sociales argentinas. La sucesión de hechos es fácil de reconstruir. Dos jóvenes jugadores de las inferiores de Independiente contaron a su psicólogo que eran extorsionados para tener sexo por plata con mayores de edad. El club hizo la denuncia. El principal acusado fue un relacionista público vinculado a cierto sector de la farándula. Eso ocurrió en el mundo real. Mientras tanto en el mundo virtual sucedía algo diferente: empezaban a circular listas de pedófilos. Personas que no tenían ninguna relación con la causa, que no habían sido mencionados por nadie, eran acusados insistentemente por cuentas anónimas como violadores de niños. Si alguien reaccionaba contra semejante espanto, inmediatamente era convertido en un sospechoso, en un cómplice o en otro pedófilo de la lista.

El mecanismo que dispara esta dinámica es sencillo. Una docena de cuentas anónimas, que tienen algunos cientos o miles de seguidores, sostienen que fulano, mengano o perengano son pedófilos, están en una lista que figura "en el expediente". Luego, algunos portales de noticias poco conocidos titulan, "Denuncian que fulano, mengano o perengano son pedófilos". Eso realimenta el circuito y ya son muchas las cuentas que reproducen la acusación. Lo que sigue es kafkiano.

Los acusados reciben insultos: "pedófilo", "te vamos a violar a tus hijos para que aprendas".

Si callan, quiere decir que confirman.

Si responden, se exponen a que crezca el rumor.

Si no reaccionan, es obvio que son pedófilos.

Si lo hacen, reciben la pregunta: "Que te pasa? Si reaccionás así es por algo".

Mientras tanto, los agresores operan sobre terceras personas: el que no acusa a fulano de pedófilo es cómplice. Si en todo esto, se prende un famoso -espontáneamente o dirigido por alguien-, la bola de nieve se hace imparable. Los hijos del acusado se enteran, la repercusión empieza a hacerse sentir, levemente, en el mundo real.

Las redes sociales surgieron como un formidable instrumento de comunicación, información y debate, y como un espacio de libertad muy novedoso. Progresivamente, ese perfil se combinó con otros más ominosos, como el que refleja "Black Mirror". Muchas personas encontraron allí la forma de expresar su resentimiento contra quien fuera: una actriz, un deportista, un político, un periodista. Desde el anonimato, se pueden decir cosas que cara a cara nadie se atrevería. Pedófilo, mercenario, puto, judío, apropiador de niños, narcotraficante. Algo así ocurre también en los foros de debate. Su nivel de agresividad evita cualquier reflexión.

Esa agresividad se combina con un segundo rasgo nocivo, que es el encapsulamiento. Antes de las redes sociales, todo el mundo miraba la misma televisión. Ahora, cada uno se rodea de aquellos que piensan como él. Se crean "guetos virtuales" donde cada cual refuerza sus prejuicios gracias al intercambio permanente con quienes los comparten y a la exclusión de quien piensa diferente. Si esas mini comunidades virtuales están formadas por fanáticos de cualquier causa, operan como cardúmenes, en turba: creen en la misma información, aunque sea falsa; se enojan con quienes no la reproducen. Y cuando eligen un enemigo, por la razón que sea, lo atacan. Así, personas buenas pueden recibir miles de insultos de otros que disparan sus miserias desde el anonimato. Como la periodista de "Black Mirror".

Esos mecanismos, cuando quedan encerrados en las redes, logran un alcance limitado. Tal vez le arruinan un rato la vida a un desprevenido o a un inexperto, pero no pasan de allí (un personaje de "Black Mirror" cuenta como esas agresiones la pusieron al borde del suicidio). En cambio, cuando saltan a un medio de comunicación masivo, los efectos pueden ser terribles.

Ese fue el pecado de Mirtha Legrand: dejar que su agenda fuera dominada por Twitter. Allí gobiernan personalidades como Natacha Jaitt. Un escándalo -su denuncia sobre las supuestas conductas sexuales de un ex futbolista- le sumó cientos de miles de seguidores. Desde allí comenzó la denuncia contra los presuntos consumidores de sexo con menores. La ambición de rating, ante semejante escándalo nubló a la emperatriz de la televisión. Así se produjo la bizarra escena: una reina del pequeño territorio de Twitter fue al imperio televisivo a desparramar sus listas de pedófilos. Parecía que, como dijo Marcelo Longobardi, se había instalado un clima de caza de brujas aun peor que el de los años kirchneristas.

La reacción de muchas personas y, sobre todo, la precisa intervención del Procurador de la Provincia de Buenos Aires consiguieron que Natacha Jaitt, como muchos productos que solo se conservan al vacío, entrara en descomposición al contacto con el aire. Decirle pedófilo a alguien en Twitter no requiere pruebas. En otros niveles de exposición, hay que poder sostenerlo.

Sin embargo, su cuarto de hora deja algunas lecciones. En principio, es notable la cantidad de gente mala que existe. ¿Cómo se le ocurre a tantas personas difundir una miseria así, abrir dudas sobre la conducta de otros en un fuero tan íntimo, sin ningún tipo de indicio, favorecer tanto a los verdaderos abusadores de niños? ¿Cómo puede ser que cuando alguien dice "no hay pruebas", otro conteste "por ahora"?

Ese rasgo de maldad trascendió a la grieta: hay notorias personalidades del macrismo y del kirchnerismo que se sintieron fascinados por la manera en que Jaitt maltrataba a periodistas revoleando la acusación de pedofilia. Una simple búsqueda en Twitter permite rápidamente identificarlos. Si tantos se sintieron tan felices con ella, ¿será ella un animal exótico o un emergente de tantas otras personas enfermas? Las personas que intentan instalar estas campañas cuentan con una gran ayuda: no es Natalia Jaitt sino la maldad de quienes se excitan frente a la calumnia y la reproducen. Por lo visto, son muchos.

Pero lo más inquietante de todo es que el lodo de esta semana no es nuevo y tampoco exclusivo de las redes sociales. Quien puso el dedo en la llaga fue Nacho Viale, el productor del programa fallido: "En nuestra mesa también hubo personas que le dijeron narcotraficante a un jefe de Gabinete", dijo.

Durante muchos años, desde el kirchnerismo se revolearon acusaciones horribles sin pruebas: cuentas en el exterior que no existían, apropiaciones de niños que no pudieron probarse, órdenes presidenciales para que desaparezca Santiago Maldonado, candidatos opositores que eran calificados de narcotraficantes.

Pero la munición que fue, volvió. La abogada kirchnerista Graciana Peñafort enumeró una serie de casos en los que dirigentes de su sector fueron víctimas del método Jaitt, esto es, les atribuyeron conductas que luego no fueron probadas: narcotráfico, cuentas en el exterior, supuestas amantes con información reservada que no eran una cosa ni tenían la otra, difusión de escuchas sobre conversaciones privadas que dejan en ridículo a sus protagonistas.

Tal vez, Natacha aprendió sus métodos de muchas cosas que vio en estos años en territorios supuestamente más prestigiosos que aquellos donde ella se mueve.

Cuando deje de tuitear, cuando vuelva a dormir y a comer, si es que lo logra, Jaitt podrá preguntarle al mundo: ¿Seguro que yo soy tan diferente a todos los demás?

Aunque su sector político no haya sido precisamente un ejemplo al respecto -en realidad, todo lo contrario- Peñafort lo expresó así: "Años batallando para que se respeten los derechos y garantías de todos. Para que se respeten el principio de inocencia, el derecho al buen nombre y al honor , el derecho a defensa y el debido proceso para todos. Las garantías están puestas para proteger a los individuos de los abusos del poder. Si las olvidamos, porque fuimos víctimas de sus violaciones, entonces no somos muy distintos a ellos".

SEGUÍ LEYENDO: