Cuba y los catorce mil repatriados VIP

Esos 14 mil no regresan a disfrutar de las bondades del socialismo, de eso escaparon, muy por el contrario, el retorno obedece precisamente a ser los pioneros del capitalismo

La noticia de los 14 mil repatriados en Cuba es engañosa, lleva bajo las ruedas una trampa para osos desprevenidos. No se dejen cazar por la propaganda del régimen. En efecto, 14 mil cubanos obtuvieron la repatriación. Más allá de que no conozco otro caso en que los naturales de un país deban solicitar permiso para repatriarse y volver a adquirir el gentilicio de la tierra que los vio nacer, lo cierto es que esos 14 mil no regresan a disfrutar de las bondades del socialismo, de eso escaparon, muy por el contrario, el retorno obedece precisamente a ser los pioneros del capitalismo. Siempre con permiso y detrás de los dirigentes que ya han ocupado posiciones donde se mueven las mayores cantidades de dinero de la gran empresa extranjera y la incipiente nacional.

Cuba irá copiando gradualmente modelos de transición al capitalismo alternativos ya existentes; el chino con mayor probabilidad, el vietnamita y al final puede que el ruso, cuando haya que desintegrar el Partido Comunista de Cuba (PCC), dejando a cargo de los nuevos cambios a los represores de siempre. En cualquiera de esos proyectos se contemplará que la gente no dispute el poder ni cuestione sus decisiones, continúen de un modo u otro la instrumentalización político-ideológica de partido único o, en su defecto, de oligarquía estanca, pero permitiendo cierto progreso económico, cierta alegría financiera.

Los familiares de los dirigentes "pinchos" y estos mismos son los mejor situados como intermediarios en el conducto del grueso volumen de dinero que mueven y moverán las grandes compañías hacia la isla. Son y serán ellos la mayoría de los gerentes o los empresarios en los medianos y grandes emprendimientos.

Lo más lógico y probable es que quienes se sitúen inmediatamente detrás de estos intermediarios privilegiados, para fundar pequeños y medianos negocios, sean los repatriados que acumularon algún capital proveniente del trabajo, la especulación comercial o financiera durante su emigración.

La gran mayoría de los repatriados piensa en invertir para disfrutar del capitalismo en su propia tierra en el momento en que este cobre mayor presencia y no para volver a hacer uso de las paupérrimas bondades del fracasado comunismo.

Estos emigrantes son comerciantes, negociantes, empresarios, no tienen ética política, moral ideológica, sino que irán a recostarse al árbol que más sombra dé, como hacen los capitales en el resto del orbe desde que el trueque dio paso al vil metal como elemento de cambio.

TE PUEDE INTERESAR