La audiencia pública que se llevará adelante el viernes próximo en el Teatro de la Ribera es una oportunidad para oír las voces de quienes necesitan energía eléctrica para vivir: los electrodependientes.

Son las mismas voces que, con el apoyo de más de setenta mil adhesiones a la campaña nacional lanzada en change.org, vienen reclamando al Gobierno nacional una solución a la situación de desamparo en la que se encuentran. Piden el pronto tratamiento y la sanción de la ley que salvaguarda el derecho de sus familiares con la creación de un Registro Nacional de Electrodependientes y los mecanismos para garantizarles un servicio de energía gratuita, estable y continua.

La creación del registro permitirá un monitoreo permanente por parte de los centros de salud y hospitales en todo el país, para evitar traslados innecesarios y mejorar la calidad de vida de los pacientes a través de la provisión, de parte de las compañías eléctricas, de un generador eléctrico en caso de cortes programados.

Este proyecto de ley que hemos trabajado junto a los familiares ya tiene dictamen de las Comisiones de Discapacidad y de Energía, y se encuentra a la espera de la Comisión de Presupuesto para llegar al recinto de la Cámara de Diputados de la Nación.

No hay que confundirse: la tarifa social no alcanza ni resguarda el derecho de quienes necesitan estar 24 horas conectados a un respirador. En estos casos, la tarifa social es apenas un parche que no atiende la necesidad real de consumo, porque limita el acceso a una cantidad de energía insuficiente.

Los electrodependientes no pueden ahorrar energía, no pueden esperar, no son simples beneficiarios de un servicio. Todos ellos necesitan energía eléctrica para mantenerse con vida. Por eso, es urgente que su derecho a la vida sea rubricado como política de Estado con fuerza de ley. #LuzParaEllos

 

@CastagnetoC

 

El autor es diputado nacional.