Santoral: cuáles son los onomásticos que se celebran este 23 de septiembre

La lista del santoral para que sepas a quiénes debes felicitar en un día como este

El Santoral recuerda a quienes se caracterizaron por sus buenas acciones. (Infobae)
El Santoral recuerda a quienes se caracterizaron por sus buenas acciones. (Infobae)

Hace unas décadas, incluso siglos, los ancestros acostumbraban a nombrar a sus hijos con el nombre del santo del día en que nacieron, no en vano en las famosas “Mañanitas” hay una estrofa que dice: “Hoy por ser día de tu santo te las cantamos aquí…”.

El onomástico es el día en que se festeja algún santo, aunque es común que mucha gente lo use como sinónimo de cumpleaños, lo cual es erróneo, pues al hablar de él sólo se alude al listado de los nombres del santoral.

Como todos los días del año, este viernes 23 de septiembre también se conmemora a las mujeres y hombres que destacaron por tener conexiones especiales con las divinidades, que hicieron buenas acciones por el prójimo, y que tenían una elevada ética y moral, motivos que los llevaron a ser canonizados o beatificados y formar parte del santoral.

Santo del día

Padre Pío de Pietrelcina. (Archivo Infobae)
Padre Pío de Pietrelcina. (Archivo Infobae)

El Padre Pío de Pietrelcina fue un fraile capuchino y sacerdote católico italiano famoso por sus dones milagrosos y los estigmas que tenía en manos, pies y en los costados que ingresó a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y que fue canonizado en el 2002 por Juan Pablo II.

Seguidor de Francisco de Asís, nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, archidiócesis de Benevento, hijo de Grazio Forgione y de María Giuseppa De Nunzio. Fue bautizado al día siguiente recibiendo el nombre de Francisco. A los 12 años recibió el Sacramento de la Confirmación y la Primera Comunión.

El 6 de enero de 1903, cuando contaba 16 años, entró en el noviciado de la orden de los Frailes Menores Capuchinos en Morcone, donde el 22 del mismo mes vistió el hábito franciscano y recibió el nombre de Fray Pío.

Después de la ordenación sacerdotal, recibida el 10 de agosto de 1910 en Benevento, por motivos de salud permaneció en su familia hasta 1916. En septiembre del mismo año fue enviado al Convento de San Giovanni Rotondo y permaneció allí hasta su muerte.

En el orden de la caridad social se comprometió en aliviar los dolores y las miserias de tantas familias, especialmente con la fundación de la “Casa del Alivio del Sufrimiento”, inaugurada el 5 de mayo de 1956.

Cuando tuvo que sufrir investigaciones y restricciones en su servicio sacerdotal, todo lo aceptó con humildad y resignación. Ante acusaciones injustificadas y calumnias, calló confiando en el juicio de Dios, de sus directores espirituales y de la propia conciencia.

Su salud, desde la juventud, no fue muy robusta y, especialmente en los últimos años de su vida, empeoró rápidamente. La muerte lo sorprendió el 23 de septiembre de 1968, a los 81 años de edad. Sus funerales se caracterizaron por una extraordinaria concurrencia de personas.

En los años siguientes a su muerte, la fama de santidad y de milagros creció constantemente, llegando a ser un fenómeno eclesial extendido por todo el mundo y en toda clase de personas.

El 2 de mayo de 1999 a lo largo de una solemne Concelebración Eucarística en la plaza de San Pedro el papa Juan Pablo II lo declaró beato y el 26 de febrero del 2002 se promulgó el decreto sobre la canonización.

Junto a este personaje hay otros santos a los que también se les celebra este día, como los siguientes:

Santa Tecla de Seleucia

San Adamnano de Hy

San Andrés Fournet

San Constancio de Ancona

San Lino papa

San Sosso de Misena

Beata Bernardina Jablonska

Beata Elena Duglioli Dall’Olio

Beato Guillermo Way

Beato José Stanek

Beata María Emilia Tavernier

Beato Pedro Acotanto

Beato Vicente Ballester Far

El origen de los santos

El Papa Francisco visita la Basílica de Santa Maria di Collemaggio en L'Aquila, Italia, 28 de agosto de 2022. (Vatican Media/REUTERS)
El Papa Francisco visita la Basílica de Santa Maria di Collemaggio en L'Aquila, Italia, 28 de agosto de 2022. (Vatican Media/REUTERS)

El catolicismo utiliza la canonización para declarar como santo a una persona ya fallecida que durante su vida hizo sacrificios o estuvo relacionada a un evento divino a favor de la iglesia.

Esto implica incluir el nombre de la persona en el canon (lista de santos reconocidos) y se concede el permiso de la iglesia católica de venerarla, reconociendo su poder ante Dios.

Durante el Cristianismo, las personas eran reconocidas como santas sin necesidad de un proceso formal; sin embargo, ello cambió en la Edad Media. En el caso del catolicismo, la Iglesia debe hacer una investigación exhaustiva de la vida de la persona a santificar.

Para la iglesia católica existen cuatro formas de lograr el nombramiento: la vía de las virtudes heroicas; la vía del martirio; la de las causas excepcionales, confirmadas por un culto antiguo y fuentes escritas; y la del ofrecimiento de la vida.

Además, se considera si la persona vivió las virtudes cristianas en un grado heroico o si sufrió martirio a causa de su fe, asimismo, es requisito indispensable que haya hecho al menos dos milagros (o uno en el caso de ser mártir).

La iglesia católica en el mundo

Una vista general durante una misa por la beatificación del Papa Juan Pablo I en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, 4 de septiembre de 2022. (REUTERS/Remo Casilli)
Una vista general durante una misa por la beatificación del Papa Juan Pablo I en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, 4 de septiembre de 2022. (REUTERS/Remo Casilli)

El catolicismo es una de las religiones que más se practican en el mundo. Los datos más recientes del Vaticano -particularmente de su Anuario Estadístico Eclesial- señalan que hay más de mil 360 millones de católicos en el orbe.

El continente americano es donde más católicos prevalecen, con casi la mitad de los registrados por el Vaticano, siendo más de una cuarta parte ubicados en Sudamérica.

En los últimos años, el Vaticano ha dado cuenta que la presencia de católicos ha aumentado de forma importante en dos continentes: Asia -particularmente el Medio Oriente- y África.

En contraste, los religiosos en Europa han ido a la baja, mientras que en Oceanía se han mantenido estables.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR