Euro: cotización de cierre hoy 19 de mayo en Brasil

Se registró una baja en los valores del euro con respecto a la jornada anterior

En la última sesión el euro se pagó al cierre a 5,18 reales brasileños en promedio, lo que implicó un descenso del 0,54% con respecto a los 5,21 reales brasileños en promedio de la jornada anterior.

Con respecto a los últimos siete días, el euro anota una bajada del 2,77%, por lo que en el último año mantiene aún una disminución del 16,35%. Respecto a días anteriores, acumuló dos fechas seguidas en negativo. En cuanto a la volatilidad de los últimos días, fue inferior a la acumulada en el último año, por lo tanto en esta última fase está tendiendo menos cambios de lo previsible.

En la foto anual, el euro ha llegado a pagarse en un máximo de 6,45 reales brasileños en promedio, mientras que su nivel más bajo ha sido 4,97 reales brasileños en promedio.

Crisis para el real brasileño

El real, o el real brasileño como se le conoce a nivel internacional, es la moneda de curso legal en Brasil y se trata de la vigésima moneda más circulada en todo el mundo y la segunda de Latinoamérica sólo detrás del peso mexicano.

Vigente desde 1994, el real sustituyó al “cruzeiro real” y su abreviatura es BRL; también se trata de la cuarta moneda más negociada en el continente americano sólo detrás del dólar estadounidense, canadiense y del peso mexicano.

Uno de los hechos que más han marcado a la moneda brasileña fue cuando en 1998 el real sufrió un fuerte ataque especulativo que provocó su devaluación al año siguiente, pasando de un valor de 1.21 a 2 reales por dólar.

Actualmente existen las monedas de 1 y 5 centavos de cobre, de 10 y 25 centavos de bronce y las monedas de 50 centavos de cuproníquel. La moneda de un real es bimetálica. Cabe apuntar que en el 2005 las monedas de un centavo fueron descontinuadas, pero aún sigue siendo de curso legal.

En la rama económica, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo un recorte de 1.7 puntos porcentuales en el crecimiento de Brasil para este 2022, en especial por el deterioro de las condiciones mundiales entre la alta inflación y la pandemia de coronavirus.

Cabe apuntar que la economía brasileña, la más grande de la región latinoamericana, entró en recesión en el segundo trimestre de 2021 y se pronostica que ésta quede estancada en todo el 2022.

Debido al COVID-19, Brasil se vio obligado a gastar más dinero como medidas de estímulo (cerca de un 12% del PIB) para poder hacerle frente a la pandemia, lo que al final se tradujo en un déficit presupuestario para este 2022.

Te recomendamos:

Noticias

TE PUEDE INTERESAR