(DyN)
(DyN)

El acto de las dos CTA en Plaza de Mayo dejó en evidencia que la pretendida "unidad del movimiento obrero" que invocan los líderes sindicales para enfrentar al Gobierno pone incómodo a más de uno. Por caso, el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, criticó la presencia del ex vicepresidente Amado Boudou y otros miembros de la gestión kirchnerista en el palco que compartió con el líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, y advirtió que esos ex funcionarios procuraron así "lavarse la cara" para "evitar que la sociedad los termine juzgando y terminar presos".

Además, atribuyó a los ex integrantes de la administración anterior el anhelo de "deslegitimar" la marcha al emblemático espacio público, donde el también ex ministro de Economía y Luis D'Elía y Gabriel Mariotto, además del jefe de Quebracho, Fernando Esteche, recrearon "las patas en la fuente", postal peronista del 17 de octubre de 1945.

Micheli, asimismo, aseguró que lo distancia de Boudou no sólo "un problema ideológico" sino "también un problema personal", al revelar que el multiprocesado ex vicepresidente lo "hizo echar del velorio" del ex presidente Néstor Kirchner en la Casa Rosada, donde el jefe de la CTA Autónoma intentaba "saludar a la viuda", por la ex primera mandataria Cristina Fernández de Kirchner.

"Una cosa es que (Boudou) hubiera estado (ayer) en un palco secundario, porque habría sido otra historia; no me gusta pero tampoco puedo pedir una perimetral, no soy juez ni nada por el estilo. Y, cuando Yasky (afín al kirchnerismo) se percató de que él (por Boudou) estaba ahí (en el palco) y de que yo estaba pidiendo que se fuera, se puso muy mal también", resaltó Micheli.

El líder de la CTA Autónoma, en diálogo con radio Belgrano, advirtió que los "ex funcionarios del gobierno kirchnerista intentaron opacar la unidad de las dos CTA".

Pero fue más allá en su análisis: "¿Cómo van a pensar ahora que la gente está mal? Son unos mentirosos. A estos tipos lo que les interesa es lavarse la cara en el marco una movilización popular para ver si pueden evitar que la sociedad los termine juzgando y  terminar presos".

"Lo que hacen es venir a deslegitimar un reclamo justo, como es el que estamos haciendo", alertó Micheli, al referirse al pedido de las dos CTA de reapertura de paritarias, y agregó: "Estos tipos (durante la gestión kirchnerista) nos perseguían a nosotros y  no nos escuchaban".

"Yo creo que Boudou no es inocente en lo que hace: venir a instalarse a mis espaldas, sin que yo lo vea en el palco. Bueno, inmediatamente, mis compañeros de la CTA Autónoma me dijeron que estaba y tuve un pequeño entredicho con Hugo Yasky (jefe de la CTA de los Argentinos)", relató Micheli.

El gremialista contó que Yasky "estaba de acuerdo con que (el ex vicepresidente) tenía que bajarse, pero nadie iba y se lo decía".

Y completó: "Por eso, mis compañeros de la CTA (Autónoma) fueron y directamente le dijeron que se bajara porque, si no, yo me iba del palco. Entonces, el tipo (por Boudou) se tuvo que bajar. También Esteche. Y los ex funcionarios (nacionales) kirchneristas fueron solidarios y se terminaron bajando del palco".