Desde el 20 de marzo pasado, día que Alberto Fernández estableció a través de un decreto el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los bancos permanecieron cerrados. Tras dos semanas de cuarentena, ayer sus puertas fueron reabiertas para el pago de haberes jubilatorios, pensiones y beneficiarios de programas sociales. Pero en todo el país las entidades bancarias colapsaron y se vieron en sus puertas largas filas, en algunos casos de hasta diez cuadras.

Cañuelas fue uno de los pocos municipios de la provincia de Buenos Aires en donde primó el orden y la organización. Por decisión de la Intendenta Marisa Fassi se puso en marcha un programa llamado #CañuelasSolidario, que ya cuenta con más de 300 inscriptos que ayer tuvieron un rol central: durante toda la jornada distribuyeron agua, bebidas calientes y alcohol en gel. Además, colocaron sillas para que los abuelos y abuelas pudieran descansar y controlaron que se respete el distanciamiento necesario para evitar los contagios. Incluso las veredas aledañas a los bancos habían sido demarcadas el día anterior para garantizar que se respeten todas las medidas preventivas.

“Son muchos los vecinos y vecinas que me escriben para colaborar en medio de esta pandemia que estamos atravesando. ¡Cañuelas, un pueblo solidario!”, expresó Marisa Fassi en sus redes sociales.

MEDIDAS PREVENTIVAS CONTRA EL CORONAVIRUS

Antes de que inicie la medida del aislamiento, Marisa Fassi desplegó en sus redes sociales una campaña en donde les pedía a los vecinos del municipio y a todos sus seguidores que se que quedaran en sus casas para disminuir las chances de que el virus se propague: “Te invito a que te sumes a la campaña #QuedateEnCasa.Cuanto menos circulamos, menos probabilidades hay de que el Coronavirus se propague. Seamos responsables, solidarios y sigamos todas las medidas preventivas. Con un Estado presente y con el compromiso de todos vamos a salir adelante. #EnCasaPorTodos”.

Cañuelas tiene características de conectividad que ningún distrito de la región tiene: el partido está atravesado por rutas nacionales, provinciales, autopista, y múltiples accesos, y resulta imposible poder controlar todos al mismo tiempo. Por eso se decidió clausurar algunos ingresos y se implementó un fuerte control policial en todas las localidades.

De manera permanente, el gobierno municipal lleva adelante tareas de desinfección contra el Coronavirus y de fumigación contra el dengue. Los trabajos, en los que se sumaron a colaborar bomberos voluntarios del distrito, se realizan en espacios públicos, comercios, cajeros automáticos, sala de primeros auxilios y supermercados. Además, en las últimas horas comenzó a implementarse un nuevo servicio con camiones regadores que rocían las principales calles con una solución de agua y cloro.

En las distintas publicaciones que realiza la Intendenta se puede ver con claridad las calles vacías y el alto nivel de acatamiento a la medida tomada por el Gobierno nacional para reducir los riesgos de contagio del virus: “En Cañuelas nos seguimos cuidando entre todos. ¡Gracias, vecinos y vecinas!”, expresó la jefa comunal.