Me llamo Cristián Jomich, tengo 26 años. Arranqué con mi marca hace tres años.

Estudié en el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), la carrera de Diseño y producción de calzado. Pero donde más aprendí, fue antes de arrancar a estudiar, en la Compostura de calzados de mi viejo, ubicada en Laprida 1518, en el barrio de Vicente López, desde el año 1951. Muchos Presidentes le llevaron sus bolsos, carteras y zapatos, para arreglar. Un capo el viejo.

Una vez que me recibí de mi carrera en el INTI, me dije a mi mismo, que era hora de abrirme de mi viejo y explorar mi futuro solo. Por suerte, cuento con una familia que me banco siempre y un grupo de amigos enorme que me dio la vida, ellos fueron mis primeros clientes, valientes que se animaron y confiaron en mí.

A la gente le empezó a gustar lo que hacía, arranque haciendo borcegos, zapatillas, accesorios para motos y zapatos.

En un viaje que hice a Colombia, me compré una mochila que me encantó, y me dije: ¡la voy hacer! Un domingo tirado en el piso, con hojas A4 pegadas, empecé a tomar medidas, hacer moldes y en 3 días tenía la primer mochila. Así fui probando, modelos, materiales nuevos, viajaba a Boedo en tren y subte, llenos de gente, y ahí estaba yo, cargadísimo de cosas como una mula, pero mi entusiasmo y ganas de crear, más la motivación de mis amigos y familia, no me dejaron ser nunca negativo.

Los pedidos fueron creciendo, ya no eran sólo amigos y familiares los que me encargaban. Es ahí cuando dije, esta locura tiene que tener un nombre. Quería que sea un nombre que me identifique con lo que hacía, y de donde nació todo esto.

El oficio fue el porque de todo esto, arrancando por mis antepasados en Ucrania e Italia, pasando por varias generaciones de artesanos, fabricantes, zapateros, marroquineros, trabajando solamente con sus manos los cueros.

Me di cuenta que era la palabra que me identificaba a mí y a mi familia, OFICIO.

Y OFICIO en italiano es: MESTIERE. En honor a mis bisabuelos, abuelos y padre, que me hicieron heredero de lo más valioso que pudieron, la enseñanza, la voluntad de trabajar y el oficio que mañana me tocará delegar.

Así nació MESTIERE.

Orgulloso de lo que logré, se los presento y espero les encante como a todos los que vienen confiando en mí.

Pueden seguirme en mi Instagram: @mestiere.ar