Lo de Remco Evenepoel empieza a ser preocupante. No para los aficionados, que disfrutan con él, sino para sus rivales. El sábado, un día antes de que laVuelta a San Juan se pusiera en marcha, cumplió 20 años. Y ya mete miedo.

Bueno, entre los profesionales ya metía miedo el año pasado, el de su debut en la máxima categoría. Entre los juniors, los años precedentes, sencillamente no tenía rival, competía a otro nivel.

“El mejor regalo de cumpleaños sería llegar de líder al último día”, confesaba el sábado después de comerse un helado de dulce de leche como algo excepcional por su aniversario. Después de lo visto en la contrarreloj, su deseo podría hacerse realidad, porque no solo ha ganado, sino que, fiel a su estilo, lo ha hecho a lo grande, a lo campeón, sacando una diferencia importante sobre sus rivales.

Es verdad que, después de su llegada, se ha levantado el viento, lo que ha podido perjudicar a algunos competidores y, en especial al italiano Filippo Ganna, tres veces campeón del Mundo de persecución individual y medalla de bronce en el último mundial de contrarreloj en ruta. Pero, ya en el primer punto intermedio, antes de la subida al Dique, el belga aventajaba en 13 segundos al transalpino, lo que quiere decir que Evenepoel ha sido el más fuerte tanto en el tramo plano como después en la ascensión, ya que en la meta más de minuto -32 segundos- les ha separado.

Gracias a su excepcional contrarreloj –recordamos una y mil veces que solo tiene 20 años-, es el nuevo líder de la carrera. No se puede decir que tiene la

Vuelta sentenciada, porque el viernes se llega al Alto Colorado, a 2.565 m de altitud, pero con la ventaja que lleva muy difícil van a tener sus rivales para destronarle, aunque los escaladores, en especial Óscar Sevilla –tercero, a 1:08- todavía no han dicho su última palabra.

Fuera de la competencia

La Vuelta se ha despertado con una noticia inesperada, aunque algunos ya la imaginaban después de que el francés se dejará 20 segundos en la meta de Pocito. El equipo Deceuninck-Quick Step anunciaba el abandono de Julian Alaphilippe debido a “problemas estomacales” que al parecer arrastraba desde el domingo.

El francés había pasado muy mala noche y, por precaución y para no poner el riesgo el inicio de temporada, habían optado por el abandono pese a que hoy se disputaba la contrarreloj, que Alaphilippe ganó el año pasado, y se llegaba al Dique de Punta Negra, en cuya meta también se había impuesto en 2019 en una etapa en línea.

Si su estado mejora, mañana podría volar a Colombia para unirse al equipo que disputará el Tour Colombia y, mientras llega la hora de la salida,recuperarse completamente y aclimatarse a la altura.

La etapa del miércoles

El 29 de enero se disputa la cuarta etapa de la Vuelta a San Juan 2020, entre Jáchal y Valle Fértil sobre 185,8 km. Además de los tres puertos puntuables, dos de primera categoría y uno de tercera que se encadenan seguidos, la dureza también la pondrán el sol y los traslados que los corredores tendrán que hacer antes y después de la carrera.

La etapa transcurre por un paisaje lunar de belleza sin igual, antiguo hábitat de dinosaurios y, por tanto, lugar casi sagrado para geólogos y paleontólogos.

Es la tercera vez que la Vuelta a San Juan llega a Valle Fértil-Villa San Agustín: en 2018 se impuso Max Richeze –Gaviria había sufrido una caída, luego tuvo libertad de movimientos- y el año pasado el colombiano del UAE. Emirates, que se impuso a Peter Sagan y Álvaro Hodeg en un bonito sprint.