Entrar al Porteño Prohibido es como viajar en la vieja Buenos Aires, donde el tango “ el baile ilegal” había copado las salas más selecta. La luz tenue que ambienta el lugar le brinda un halo de misterio.

La iluminación acaria la imponente barra de tragos que invita a probar un cocktail o a de un buen Malbec.

De fondo, un un magnifico telón rojo que esconde la sala del restaurante con toda la semblanza de una estancia argentina y en su centro el escenario al mejor estilo San Telmo.

Cada detalle recuerda a mi Buenos Aires querido y la cocina a la vista deja pasar ese olorcito a asado que me hace sentir a casa…

Viviana Battan
Viviana Battan

El Porteño Prohibido es el tercero en la lista de los hermanos argentinos Alejandro y Sebastian Bernardez y el socio italiano Fabio Acampora, comenzaron con el Porteño Darsena al cual fui por primera vez apenas llegué a Milan, de la mano de Teresa Calandra invitados por Fabio.

Alejandro Bernardez, Alejandro Acampora, Fabio Bernardez
Alejandro Bernardez, Alejandro Acampora, Fabio Bernardez


Tras el éxito le siguieron el Porteño Arena, muy cerca de donde vivo, así que lo aprovecho cada vez que puedo. Por último, la reciente inauguración del enigmático El Porteño Prohibido que tiene una particularidad: todos los viernes y sábados el olorcito asado gourmet, las empanadas y el Malbec. Sobre la pista se entrelazan con los pasos sensuales del tango, bailarines que se entremezclan entre las mesas y el escenario, cantantes que te susurran y una orquesta en vivo que te hace soñar al ritmo del bandoneón.

Una verdadera Casa de Tango, la primera en Italia, donde la cultura enogastronómica argentina se conjuga con la sensualidad del tango bajo la dirección artística del prestigioso bailarín y coreógrafo Miguel Angel Zotto.

Así es prohibido y misterioso mas allá de toda imaginación…


Por Viviana Battan