Infobae me acompañó este último tiempo contándoles momentos de mi carrera tanto en Argentina como en el exterior. Hoy estoy muy feliz de escribir para ustedes cómo vivo esta experiencia "desde adentro". Escribir siempre fue para mi un cable a tierra, también una revolución de emociones y un pedazo de mí que suelto al universo.

Estoy en uno de mis cafés favoritos en Milano pero primero me gustaría contarles un poco el camino hasta llegar a este lugar. Como en estos 14 años de trabajo hubieron muchos acontecimientos significativos para mí y para mi trabajo, quisiera nombrar algunos a modo de agradecimiento. A los 15 años hice mi primer book de fotos y lo mandé a agencias, así llega el que fue mi primer casting que era para el desfile de un estilista francés y en simultáneo para el desfile de un estilista italiano. Quedé en los dos y así fue que comenzó todo: recibí muchos sí y unos tantos no, pero siempre la perseverancia estuvo a mi favor. A los 16 años me mandaron el primer contrato internacional: una agencia francesa con base en la India me proponía viajar a Nueva Delhi por cuatro meses. Hice un pacto con mis papás. Terminar el colegio y luego viajar a la India, donde terminé viviendo casi un año. Hice editoriales para Cosmopolitan, Marie Claire, entre otras revistas, pero la India es un capítulo aparte que seguramente ya les contaré.

A la vuelta con 19 años, comencé a estudiar teatro y lo sigo haciendo hoy en día. Es otra de mis grandes pasiones que pude explorar profesionalmente en distintas ocasiones. Dos años después entré en la agencia de Leandro Rud, quien me hizo trabajar con los mejores diseñadores argentinos. Hoy los tiempos cambiaron: la modelo de alta costura necesita tener un lado más cercano a la gente, que la humanice, como sucedía en los ochenta. Trabajar con Leandro me llevó a hacer desde increíbles desfiles de alta costura y campañas de trajes de baño, hasta a ser conductora de un programa de música, chica Showmatch y cronista en canales de noticias. Los años fueron pasando, el recorrido fue intenso y de mucho aprendizaje.

El año pasado viajé a Nueva York a estudiar actuación en Lee Strasberg Institute, una escuela de teatro emblemática, donde estudiaron desde Marilyn Monroe hasta Al Pacino y Robert de Niro. En ese mismo viaje firme contrato con la agencia The Saints NYC. Eduardo Ocantos, diseñador, director de cine, artista plástico y embajador de Feeric Fashion Week (El Fashion Week más grande de Europa del Este) me invitó a desfilar para él en los Fashion Weeks de Europa y un nueva etapa comenzó. Eduardo, además de darme un lugar alucinante en sus desfiles únicos e inconfundibles, de gran identidad y repletos de colores, también comenzó a proponerme como modelo ante los directores de los fashion weeks más importantes del mundo. Eso fue significativo en mi carrera: terminé haciendo siete shows por día tanto en Milano, Feeric y Malta Fashion Week. Estoy a días de comenzar mi segundo Fashion Week en Milano, tratando de descansar antes de que comience la maratón de desfiles, donde "desde adentro" comenzaré a contarles cómo se vive una de las semanas de la moda más importantes del mundo. Gracias por acompañarme en este nuevo viaje.