El estudio se hizo con tres perros beagles
El estudio se hizo con tres perros beagles

Los perros tienen receptores olfativos 10.000 veces más precisos que los humanos y, proporcionalmente, la parte del cerebro dedicada al olfato, es cuarenta veces más grande que la de los humanos. Obviamente todo ello los hace altamente sensibles a olores que nosotros no podemos percibir. Ahora, un nuevo estudio ha demostrado que los perros pueden usar su sentido del olfato para identificar muestras de sangre de personas con cáncer con una precisión de casi el 97%. Los resultados, presentados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Fisiología, podrían llevar a nuevos enfoques de detección de cáncer mucho más económico y precisos sin ser invasivos.

"Aunque actualmente no hay cura para el cáncer -señalan los autores del estudio en un comunicado-, la detección temprana ofrece la mejor esperanza de supervivencia. Una prueba altamente sensible para detectar el cáncer podría salvar miles de vidas y cambiar la forma en que se trata la enfermedad". Concretamente se han estudiado con resultados prometedores en cánceres de páncreas, vejiga y pulmón.

Para este nuevo estudio, los científicos utilizaron una forma de entrenamiento con clicker para enseñar a cuatro beagles a distinguir entre suero sanguíneo normal y muestras de pacientes con cáncer de pulmón maligno. Si bien uno de los perros no se mostró muy inclinado por la tarea, los otros tres identificaron correctamente el 96,7% de las muestras de cáncer de pulmón y el 97,5% de las muestras normales.

"Este trabajo es muy emocionante porque allana el camino para futuras investigaciones en dos vías, las cuales podrían llevar a nuevas herramientas de detección de cáncer -concluyen los autores-. Uno es utilizar la detección canina como método de detección de cáncer y la otro sería determinar los compuestos biológicos que los perros detectan y luego diseñar pruebas de detección de cáncer basadas en esos compuestos".

Los investigadores también planean separar las muestras en sus componentes químicos y presentarlas a los perros para aislar las sustancias que causan el olor que los perros detectan.