Como ya ocurriera con los precandidatos y referentes del justicialismo Máximo Kirchner y Daniel Scioli, la presidenta del Partido Justicialista Cañuelas, Marisa Fassi, recibió en su distrito al precandidato presidencial Felipe Solá. El encuentro que convocó a organizaciones sociales, instituciones barriales y referentes deportivos y culturales del campo popular, contó con una mesa principal compuesta (además de Fassi y Solá) por el intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta; el dirigente de Movimiento Evita y precandidato a gobernador, Fernando "Chino" Navarro y el diputado Fernando Asencio.

Como anfitriona, abrió el acto Marisa Fassi remarcando que "no hay que perder las esperanzas. Estamos en un momento histórico. Tenemos el deber y la responsabilidad social de trabajar por la unidad para ganar en octubre las elecciones y en diciembre tener un presidente o una presidenta que represente a todos los argentinos. La gente pide una política de inclusión que garantice pan, techo y trabajo".

Marisa Fassi, Felipe Sola y Gustavo Arrieta
Marisa Fassi, Felipe Sola y Gustavo Arrieta

De fuerte contenido cotidiano y militante, Marisa en su discurso, alentó: "No debemos perder la mística, fortalecernos, golpear las puertas casa por casa, escuchar el dolor y militar por nuestros hijos, por nuestros jubilados, por nuestros nietos. Por el futuro de nuestra patria. En mi van a encontrar una compañera militante que no va a parar hasta octubre. Debemos trabajar para formar un gran frente patriótico, que es lo que pide el pueblo. El pueblo que ya está unido, porque no llega a fin de mes. Debemos estar más unidos, organizados y solidarios que nunca para llegar a la victoria".

Para cerrar el encuentro, el legislador nacional y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Sola, concluyó con una clara premisa para ir en busca de una victoria en las elecciones de octubre: "Unámonos para tener el mejor candidato o candidata. Lo demás será más fácil si estamos juntos".

Abriendo su alocución, Solá reconoció "que venir a Cañuelas es un día ganado para mí. Me acuerdo que cuando fui gobernador me decían que era un pueblo conservador, como si la gente jugara a menos. Y no era así, hacía falta que viniera un gobierno en serio, que mirara al futuro. Un intendente tuviera la suerte de que su pareja fuera tan militante como él, el mismo coraje, la misma voluntad y la misma decisión política que él. Asique conservadora un corno, Cañuelas es una ciudad pujante, de pie y mirando el futuro".

Refiriéndose a la crisis social, laboral y económica que viven los argentinos, Solá indicó que "la prioridad es defender el trabajo argentino. A partir de ahí intentaremos frenar este desastre. Ahora dicen que se van a ocupar de la economía real y del desastre que han hecho. No se van a ocupar un carajo. No van a militar el control de precios, no creen en eso, no tienen la convicción. Ya nos jodieron. Corrompieron la palabra. Como se puede construir algo con alguien que miente todo el tiempo. Ya es tarde, no les creemos. Son mentirosos seriales, profesionales y públicos", lanzó.

"Uno puede ser candidato, precandidato, pero de ninguna manera comprarse que uno es la frutilla del postre. Estoy dispuesto a ser presidente. Pero de ninguna manera estoy dispuesto a anteponer mi candidatura al triunfo sobre Macri, que es lo único que importa. Nosotros vamos a pelear para que este país sea de su pueblo y no de ellos. Estamos en emergencia. El próximo gobierno será de emergencia. Unámonos para tener el mejor candidato o la mejor candidata y ganar. Lo demás será fácil si ganamos y estamos juntos", cerró ante aplausos.