El Instituto de Cambio Climático de la Universidad Nacional de Australia (ANU) ha creado una nueva herramienta climática a partir de diferentes bases de datos que muestran que, en 2050, los australianos ya no
disfrutarán del invierno como lo conocen hoy y experimentarán una nueva temporada que los autores han bautizado "el nuevo verano".

Esta nueva estación representa un período del año en el que las temperaturas alcanzarán un pico constante de temperatura, en muchos casos por encima de los 40ºC, durante un período sostenido. Gracias a esta herramienta, es posible ver, en miles de ubicaciones en Australia, cómo cambiará el clima a nivel local en 2050.

"Observamos las temperaturas promedio históricas de cada temporada y las comparamos con los datos proyectados y lo que encontramos en todas partes es que realmente no hay un período de invierno sostenido o
duradero -explica Geoff Hinchliffe , líder del proyecto, en un comunicado-. Dentro de 30 años, el invierno, tal como lo conocemos, será inexistente. Dejará de estar en todas partes, excepto por unos pocos lugares en
Tasmania".

La herramienta muestra cuántos grados aumentará la temperatura promedio en cada ubicación y cuántos días más de 30 o 40 grados tendrá un lugar en 2050 en comparación con los actuales. Los datos para su desarrollo se obtuvieron de la base de datos SILO, del modelo global CMIP3, de OzClim y de la Oficina Meteorológica del Reino Unido. El equipo de Hinchliffe está investigando si estos datos se pueden aplicar a otras latitudes y de qué modo. Algo que podría tener un importante impacto en España si se hallan paralelismos.