En La Dolfina se disputaron recientemente las finales de las Copas Diamante y Zafiro, tradicionales torneos que junto con la Copa Diamantitos de Menores conforman los certámenes que el reconocido club de Cañuelas organiza anualmente, concentrando a una importante cantidad de jugadores y patrones provenientes de distintos lugares del mundo.

De la Copa Zafiro participó Adolfo Cambiaso, un verdadero embajador de Cañuelas en todo el planeta. Cambiaso integró el conjunto de La Angélica que se adjudicó el torneo, siendo acompañado en esta oportunidad por su hijo "Poroto", Fede Fariña y Luquin Monteverde.

La Municipalidad de Cañuelas contó con presencia institucional en el evento a través de la Jefa de Gabinete Marisa Fassi quien hizo entrega de los trofeos a los integrantes de los conjuntos finalistas.

Fassi destacó la importancia que el polo tiene para Cañuelas como motor en la generación de empleo y oportunidades de inversión, señalando que eventos de éstas características permiten que visitantes del exterior conozcan el distrito y aprecien su potencial. En este sentido es dable señalar que participaron del certamen, equipos de la organización estadounidense Valiente, cuyo propietario es el empresario Bob Jornayvaz quien a su vez estuvo en Cañuelas acompañando a Adolfo Cambiaso.

Asimismo la Copa Diamante tuvo nuevamente al Polo femenino como protagonista. El campeón en el Alto fue el equipo estadounidense de Colorado, quien contó en sus filas a Cuyi Glenny, Mía Cambiaso, Mercedes Prario e Ina Lalor. A su vez en el Bajo el título fue a manos de La Vete, equipo por integrado por Oli Zucchi, Sofía Sciutto, Juana Carello y Yamay Caruso. La cañuelense Oli Zucchi fue galardonada con el premio Fair Play.

La Jefa de Gabinete felicitó a las ganadoras y remarcó que resulta reconfortante el éxito que la actividad ha desarrollado en el último tiempo, permitiendo que muchas jóvenes puedan acercarse así al deporte.