La mayoría de los dueños de mascotas harían cualquier cosa por sus queridos animales. Como se los considera parte de la familia, los propietarios también hacen todo lo posible por consolarlos en momentos de dolor o enfermedad. Desafortunadamente para un hombre de 68 años de Missouri, sin embargo, el amor eterno por su gato le costó muy caro después del diagnóstico erróneo del veterinario. El hombre de 68 años de identidad desconocida se contagió de su mascota una enfermedad increíblemente rara, llamada tularemia glandular. Según los informes, comenzó a notar extraños bultos a un lado del cuello. Fue solo después de dos meses que se vio obligado a visitar a su médico debido a la fiebre.

Durante algún tiempo, los médicos no tenían idea de cuál podría ser la causa de las grandes protuberancias. Sin embargo, después de que el hombre mencionó que su gato había muerto solo dos días antes de la aparición de las protuberancias, los médicos pudieron llevar el caso al siguiente nivel. Como revelaron los análisis de sangre, el anciano se vio afectado por la tularemia glandular, una enfermedad increíblemente rara causada por bacterias que ocasiona neumonía mortal en ciertas ocasiones.

La enfermedad

Si bien se dijo que murió de leucemia, más tarde se reveló que el gato realmente murió de la rara enfermedad, pero no antes de contagiar al señor de 68 años. Dado que el veterinario diagnosticó mal la enfermedad de la mascota, el dueño no se había preocupado por tratar la enfermedad con prednisona, que se usa para suprimir el sistema inmunitario y la inflamación.

Como escribieron los expertos Laura Marks y Andrej Spec en The New England Journal of Medicine: "Aproximadamente dos días antes del inicio de los síntomas del paciente, su gato murió a causa de una enfermedad subaguda; un veterinario había diagnosticado leucemia felina sin pruebas de laboratorio y el gato había sido tratado con prednisona".

El examen físico del paciente reveló tres ganglios linfáticos eritematosos y sensibles. El resto del examen físico fue normal. La prueba serológica con anticuerpo IgM fue positiva para Francisella tularensis. Se realizó un diagnóstico de tularemia glandular. "Los gatos domésticos pueden infectarse a través del consumo de presas infectadas y pueden transmitir las bacterias a los humanos. El paciente fue tratado con doxiciclina por cuatro semanas; las lesiones mejoraron en cinco días y se resolvieron en tres semanas".