(Getty)
(Getty)

Dr. José Arrieta
Director médico ZVISION

La causa más frecuente de ojo rojo es la sequedad ocular. Cuando los ojos se secan, se irritan y en respuesta refleja provocan una dilatación de las arterias y venas que hacen que nuestros ojos se pongan rojos.

Cuando la producción de lágrimas es escasa o sus componentes son de mala calidad, el film lagrimal se deteriora y no logra humectar bien la superficie ocular, esto puede manifestarse por uno o varios de los siguientes signos y síntomas (Ojos rojos, cansancio visual, ardor, irritación, intolerancia a lentes de contacto y, aunque parezca paradójico incluso lagrimeo). Si en ocasiones estás viendo borroso y luego de un par de parpadeos la visión mejora, es muy probable que tengas Síndrome de ojo seco.

En todas las personas hay un incremento de la sequedad ocular con los años, lo cual se ve agravado en las mujeres por los cambios hormonales propios de la mujer que causan sequedad de piel y mucosas incluida la ocular. Si a esto le sumamos factores ambientales (climas secos, soleados o ventosos, lugares muy calefaccionados o excesivamente refrigerados, humo de cigarrillo, smog etc) o uso de medicamentos (descongestivos, antihistamínicos, tranquilizantes, antidepresivos, píldoras para dormir, anticonceptivos o diuréticos), se puede incrementar el ojo seco, hasta el extremo de provocar lesiones por la sequedad.

El oftalmólogo es quien, mediante un examen ocular y diversos tests específicos realizará el diagnóstico y prescribirá el tratamiento adecuado. Las opciones terapéuticas tradicionales son lágrimas artificiales en colirio, gel o ungüentos.

Actualmente existen tratamientos modernos como la colocación de Punctal Plug o tapón lagrimal, que son como una especie de tapones que se colocan en el punto lagrimal para retener las lágrimas naturales o artificiales que colocamos en los ojos incrementando sus efectos. Además actualmente hemos incorporado un nuevo tratamiento LASER, que estimula las glándulas de los parpados para mejorar la calidad de la lágrima.

Tips para preservar los ojos sanos por más años

Alimentación saludable: Los alimentos son nuestro combustible y la salud de nuestro cuerpo es acorde a la calidad de nuestra nutrición. Una dieta rica en Omega 3 (presente en alimentos como el salmón o nueces), rica en vegetales, legumbres y frutas que son fuente de minerales, antioxidantes y vitaminas A, E, C y ácidos grasos insaturados, todos componentes esenciales para el buen funcionamiento de las glándulas lagrimales.

Buena higiene: en el caso de usar maquillajes, es importante cuidar la cantidad y calidad de maquillaje que se coloca sobre los párpados y, especialmente, no olvidar quitárselo por la noche.

Descansos: si se trabaja muchas horas con la vista puesta en un punto fijo, como frente a la computadora u otra pantalla, manejando o leyendo, hay que hacer descansos frecuentes; pequeños recreos para cambiar la distancia de enfoque, parpadear o simplemente cerrar los ojos por unos minutos.

Evitar los ambientes nocivos: si hay sol, usar anteojos con factor protector de radiación ultravioleta (400% UV) y si son de forma envolvente, mejor. En lo posible, evitar lugares cargados de humo de cigarrillo.