Los médicos le diagnosticaron la enfermedad de Crohn tras múltiples episodios de dolor abdominal agudo, y tras seis años sufriendo y siguiendo el tratamiento establecido, descubren que la causa de sus dolores eran dos sobres de ketchup alojados en su intestino.

Una mujer de 41 años de Reino Unido llevaba seis años sufriendo molestias abdominales debido a la enfermedad de Crohn que los médicos del hospital Heatherwood y Wexham Park en Slough le habían diagnosticado, pero tras numerosos episodios de dolor agudo e hinchazón prolongados y no responder a la medicación habitual, los facultativos decidieron que la única alternativa era operar a la mujer.

Dicha patología se trata de un proceso inflamatorio crónico que afecta al tracto digestivo, y aunque puede desarrollarse en cualquier parte, lo más habitual es que afecte al intestino delgado o al grueso. La enfermedad puede remitir y aparecer de repente sin que haya un patrón claro de cuándo y por qué vuelve a aparecer en el paciente.

Aunque el tratamiento difiere en cada paciente dado que la enfermedad de Crohn no se manifiesta siempre en el mismo lugar, si existen varios síntomas habituales como cólicos, diarreas, fiebre, hinchazón o pérdida de peso.

Según informa el medio británico The Guardian, durante la operación los médicos encontraron algo más que el intestino inflamado: dos sobres de plástico de Ketchup Heinz perforando las paredes intestinales de la paciente. Al retirar estos objetos de plástico los síntomas de la paciente mejoraron rápidamente y, después de meses, la mujer no había vuelto a tener molestia alguna.

Según recoge The Guardian, los médicos quedaron perplejos ya que era la primera vez que se topaban con que unos sobres de plástico ingeridos imitaban la sintomatología de la enfermedad de Crohn.