Son días de gloria para Neymar y todo Brasil, que completó su mejor registro en Juegos Olímpicos, tanto en oros como en la totalidad de medallas. Con la del vóley masculino, son siete las doradas para los anfitriones, que además cosecharon seis de plata y seis de bronce: 19 en total.

El jugador del Barcelona palpitó la final del vóley como un hincha más (AP)
El jugador del Barcelona palpitó la final del vóley como un hincha más (AP)

Y una de las principales figuras de la delegación fue el astro del Barcelona, quien dejó pasar la posibilidad de disputar la Copa América Centenario para intentar darle a su país el único lauro que no había podido conquistar hasta ahora: la medalla de oro olímpico. Se preparó, apretó los dientes ante las críticas del comienzo y, con un gol en la final más el penal definitorio, se consagró.

La fiesta será eterna para Ney, quien volará hacia España nuevamente tras el cierre de Río 2016. Antes, se dio una vuelta por el Maracanazinho, escenario en el que el vóley brasileño obtuvo su tercera presea dorada en la historia.

Como si fuera un fanático más, se unió a la celebración y a puro grito y abrazos con integrantes del plantel, se destacó ante los flashes.