Los lugares en los que uno entra y puede trasladarse hacia otro destino u otra época son únicos en su especie. Tienen la capacidad de hacer sentir una sensación diferente y vivir sensaciones y experiencias relacionadas con el contexto.

Si uno lo piensa en términos nacionales, resuenan conceptos como la carne, lo gauchesco, el tango, el folklore. Así, son varios los que tratan de tomar esas ideas y trasladarlas al presente para que el público pueda disfrutar de estas tradiciones como lo hacía la sociedad en 1920.

Uno de estos lugares es El Querandí, una vieja casona de época ubicada en San Telmo, casco histórico de la Ciudad de Buenos Aires. Restaurada cuidadosamente en 1992 luego de permanecer 12 años cerrado, se caracteriza por haber respetado con absoluta devoción la atmósfera que poseía a principios de siglo pasado, agregando, un servicio de excelencia, una exquisita carta gastronómica con platos regionales típicos argentinos y un espectáculo de tango que brilla por su calidad y autenticidad.

Su carta gastronómica

Persigue exaltar el ADN argentino ofreciendo al compás del 2x4 un singular abanico de sabores, texturas y aromas: una propuesta gastronómica con verdadera identidad nacional. Sus carnes, con todo el particular sabor del horno a leña y sus frescos pescados y mariscos son los recomendados de la casa.

Gracias a la utilización de materia prima local noble, excelentes prácticas culinarias y a la reciente incorporación de equipamiento de alta tecnología, la cocina de esta prestigiosa casona ha logrado culminar un producto diferencial con acento en calidad y variedad. La adquisición de hornos Josper de última generación significó para El Querandí una importante inversión en competitividad gastronómica, garantizando agilidad y puntos de cocción perfectos.

Molduras, colores, imágenes representativas y la renovación de la fachada del edificio son algunos de los cuidadosos trabajos que se han llevado a cabo

El Querandí invita a recorrer paso a paso la evolución de la nostálgica ciudad porteña de principio del siglo XX y su particular música resonante, el Tango. A través de un show cargado de toda la pasión y fuerza característica del género y, acompañando con una exquisita cena, esta tanguería propone al comensal sumergirse en un viaje en el tiempo a los rincones del floreciente Buenos Aires querido.

Esta casona busca, con afán, mantener vivo el espíritu de la tanguería porteña ¿cómo?: a través de un cuarteto de piano, contrabajo, bandoneón y violín acompañan en vivo al maestro Aldo Falasca en el recorrido de cada paso y destreza de los eximios bailarines en escena. Comparten el escenario principal Carlos Gari, quién por años integró la orquesta de Leopoldo Federico, y Gabriel Mores, nieto de Mariano Mores. Artistas que sienten el fuego del Tango a cada compás y logran transmitir esa particular energía a su público.

El capricho de El Querandí por conservar y enaltecer las raíces argentinas, le han valido reconocimientos que datan su fiel voto con lo nacional. La Secretaría de Cultura de la Ciudad lo nombró “Testimonio Vivo de la Memoria Ciudadana” y “Bar y Restaurant Notable de la Ciudad de Buenos Aires”. A su vez, fue declarado por la Secretaría de Turismo de la Nación como “Sitio de Interés Turístico” por su valor patrimonial y cultural, y Trip Advisor también lo galardonó en 2017 con el certificado de excelencia.

Ubicado en San Telmo, El Querandí es una antigua casona que fue remodelada en 1992 para exaltar el ADN argentino

Para más información: Teléfono: 5199-1770/71 o info@querandi.com.ar / reservas@querandi.com.ar. También se pueden contactar a través de Facebook e Instagram.