Las personas entre 15 y 29 años en Latinoamérica y el Caribe son más de 163 millones: una multitud equivalente a la cuarta parte de la población total de la región
Las personas entre 15 y 29 años en Latinoamérica y el Caribe son más de 163 millones: una multitud equivalente a la cuarta parte de la población total de la región

A la hora de hablar sobre su crecimiento futuro, América Latina tiene una ventaja sobre otras regiones más desarrolladas: es muy joven. Las personas entre 15 y 29 años en Latinoamérica y el Caribe son más de 163 millones, multitud equivalente a la cuarta parte de la población total de la región.

Sin embargo, los jóvenes enfrentan una problemática que impacta en el futuro de todos: según la Organización Internacional del Trabajo, el 60% de los jóvenes de Latinoamérica y el Caribe tiene problemas de educación, empleabilidad y empleo. Un gran porcentaje no trabaja ni estudia, 29 millones son desempleados y 1 de cada 3 no terminó el secundario.

En este contexto, la generación de más y mejores puestos de trabajo para los jóvenes es un desafío importante en América Latina y el Caribe, donde su ingreso a la vida laboral puede verse afectado por problemáticas como la falta de oportunidades, la informalidad y la poca preparación para el mercado laboral. Estas problemáticas se presentan con mayor frecuencia en los jóvenes que provienen de contextos vulnerables, lo que termina perpetuando y agrandando la brecha ya existente.

Los cambios tecnológicos también tienen impacto en el mundo laboral actual. Es probable que, a corto plazo, surjan nuevos puestos de trabajo que revalorizan las competencias humanas y la creatividad. Por eso, es necesario que los países de la región, junto a las empresas, implementen políticas de capacitación y desarrollo para anticiparse a las futuras demandas.

La generación de más y mejores puestos de trabajo para los jóvenes es un desafío importante en América Latina y el Caribe, donde su ingreso a la vida laboral puede verse afectado por problemáticas como la desocupación y la informalidad
La generación de más y mejores puestos de trabajo para los jóvenes es un desafío importante en América Latina y el Caribe, donde su ingreso a la vida laboral puede verse afectado por problemáticas como la desocupación y la informalidad

América Latina tiene una oportunidad enorme para preparar a sus jóvenes en pos de convertirlos en los próximos líderes del futuro. Dentro de la región, ya existen algunas compañías que comprenden las tendencias actuales y futuras del empleo juvenil y se están convirtiendo en actores de cambio social.

Por ejemplo, Nestlé trabaja generando oportunidades a través de alianzas entre empresas, el estado, instituciones educativas y organizaciones sin fines de lucro. Con ese objetivo impulsó “Iniciativa por los jóvenes”: un programa global orientado a acompañar a los jóvenes, a través de oportunidades empleo, prácticas formativas en el ámbito laboral y orientación para el primer empleo. En el marco de esta iniciativa, la empresa lleva alcanzados en la región a más de 21.000 jóvenes y empleados a más 950 jóvenes desde su comienzo en 2015.

Además, el año pasado Nestlé firmó una alianza con otras 29 empresas en las que se comprometieron a brindar más de 40.000 oportunidades de desarrollo profesional a jóvenes de la región hasta el 2020.

Los jóvenes deben ser los protagonistas de este cambio y es necesario que colaboren en el mismo. Los líderes del futuro deberán estar atentos a las nuevas herramientas y tendencias; será indispensable que transiten una capacitación permanente, sean curiosos e innovadores. De alguna manera, debe existir una sinergia casi perfecta entre jóvenes y empresas, de modo tal en que trabajen en conjunto para construir un nuevo mercado laboral.

Invertir en los jóvenes y proporcionarles oportunidades para que sean partícipes económicos, sociales y políticos, es sin duda la mejor vía para construir un futuro de mayor inclusión social y económica.

Para más información, se puede visitar su web oficial.