Bariloche es la ciudad más visitada de la Patagonia argentina y a la vez, es uno de los destinos del país que más turistas recibe: en 2018, tuvo más de 3,5 millones de pernoctaciones
Bariloche es la ciudad más visitada de la Patagonia argentina y a la vez, es uno de los destinos del país que más turistas recibe: en 2018, tuvo más de 3,5 millones de pernoctaciones

San Carlos de Bariloche es la ciudad más visitada de la Patagonia argentina y, a la vez, uno de los destinos argentinos que más turistas de todo el mundo recibe: en 2018 se dieron más de 3,5 millones de pernoctaciones, registradas en el último informe turístico de la Municipalidad de Bariloche.

Caminar por el bosque. Jugar en la nieve. Relajarse frente a una chimenea. Subir en teleférico al cerro Otto hasta su confitería giratoria, o hacer turismo astronómico. Del relax a la aventura, de lo clásico a lo nuevo, todos los componentes pueden estar presentes en un viaje a la ciudad rionegrina, incluso si la estadía es corta.

Calidez y una buena mesa

El centro cívico ofrece desde la feria artesanal hasta lo mejor de su gastronomía. Para quienes disfrutan de la noche, hay circuitos para conocer los bares cerveceros del centro o los más alejados, y hacer degustaciones de las cervezas artesanales típicas de la ciudad. Para ir en familia, hay visitas a las chocolaterías -en la calle Mitre están algunas de las más reconocidas- en donde se ofrecen catas de chocolates. También hay walking tours gastronómicos para probar comida, bebidas y los postres más típicos. O, si hace mucho frío, una fondue es una buena opción.

Turismo aventura y observación de estrellas

Para los más osados, existen varios planes de turismo aventura: desde un paseo en kayak por los lagos, hasta salidas rápidas de trekking por el bosque -con un recreo para comer algo-, o canopy en el cerro López.

También están comenzando y afianzándose las salidas astronómicas para contemplar el cielo estrellado de Bariloche, rodeados de bosques y montañas. Incluso hay un hotel con un observatorio indoor.

El cerro Otto tiene un parque de nieve, con pistas de trineos y las caminatas con raquetas, el puente colgante de 35 metros de largo, un laberinto y una curiosa cabaña con espejos deformantes, entre otras opciones de entretenimiento
El cerro Otto tiene un parque de nieve, con pistas de trineos y las caminatas con raquetas, el puente colgante de 35 metros de largo, un laberinto y una curiosa cabaña con espejos deformantes, entre otras opciones de entretenimiento

Paseos en barco

Existe una nutrida oferta de excursiones lacustres para recorrer el Nahuel Huapi. La más recomendada es la que parte de Puerto Pañuelo y va hasta el Bosque de Arrayanes, en el Parque Nacional Los Arrayanes. También están las que atraviesan el corredor entre cascadas y acantilados enmarcadas por el cerro López. 

Nieve, lo más buscado por los viajeros

Obviamente, los viajeros esperan disfrutar del principal atractivo del invierno en esta localidad: la nieve. Una de las opciones más elegidas es la del Cerro Catedral, el más completo en cuanto a medios de elevación, actividades y atracciones para vacacionar en la montaña. Tiene todo tipo de pistas, la mayor superficie esquiable y otras opciones diseñadas para vivir la adrenalina en familia. Algunas de los más divertidos son el Snow BMX, Snow Scoot o bicicletas de nieve; el tradicional esquí nórdico; esquí adaptado; las donas o gomones y trineos; travesías en motos de nieve, y caminatas con raquetas. También hay "after ski" y paradores gastronómicos con chocolates, cervezas artesanales y platos regionales.

Existe una nutrida oferta de excursiones lacustres para recorrer el Nahuel Huapi: la más recomendada es la que parte de Puerto Pañuelo y va hasta el Bosque de Arrayanes, en el Parque Nacional Los Arrayanes
Existe una nutrida oferta de excursiones lacustres para recorrer el Nahuel Huapi: la más recomendada es la que parte de Puerto Pañuelo y va hasta el Bosque de Arrayanes, en el Parque Nacional Los Arrayanes

Para disfrutar la nieve también está la confitería giratoria del cerro Otto para tomar algo caliente mientras se contempla el paisaje. Además tiene un parque de nieve, con pistas de trineos y las caminatas con raquetas, el puente colgante de 35 metros de largo, un laberinto, una curiosa cabaña con espejos deformantes y una galería de arte con calcos en tamaño original de tres de las obras más importantes de Miguel Angel.

Además, desde la base del cerro López, parten jeeps 4×4 que llevan hasta el refugio Extremo Encantado, ubicado a 1260 metros de altura. Después de caminar con raquetas en la nieve, se puede almorzar en un paisaje de ensueño.