El Cerro Catedral ofrece 1200 hectáreas abiertas para la práctica de esquí y snowboard (Foto: Julián Donatelli)
El Cerro Catedral ofrece 1200 hectáreas abiertas para la práctica de esquí y snowboard (Foto: Julián Donatelli)

Se acerca el invierno y los amantes de la nieve empiezan a planificar sus vacaciones. La ciudad de San Carlos de Bariloche es un ícono para los argentinos y los turistas de todo el mundo que vienen a visitarla. Según datos de la Cámara Argentina de Turismo, Bariloche cerró julio del 2018 con una ocupación hotelera del 95%, un total de 124.000 turistas y un gasto promedio cercano a los $2000 millones.

Ubicado en San Carlos de Bariloche, el Cerro Catedral es uno de los principales atractivos para los amantes de los deportes de nieve. El predio cuenta con pistas cubiertas de nieve, con todos los niveles de dificultad, para que los esquíes se deslicen y puedan disfrutar del deporte. Cuenta con un sistema de creado de nieve de último modelo que permite crear una superficie óptima para la práctica del deporte a través de 20 cañones que fabrican nieve y 18 máquinas pisapistas.

Es el complejo de esquí con mayor capacidad para albergar visitantes en Argentina. Cuenta con 34 medios de elevación, entre aerosillas, cabinas y medios de arrastre, y 1200 hectáreas abiertas para los esquiadores que se dividen en bosques y áreas fuera de pista, así como más de 60 pistas y caminos.

Para aquellos que disfrutan de la nieve, pero sin tablas, hay actividades como "Mágic Donas", pistas de trineos, caminatas con raquetas entre otras en el Play Park, y se suma el Tour Histórico, un ascenso de 1800 metros en el emblemático Cable Carril.

El cerro catedral cuenta actividades como “Mágic Donas”, pistas de trineos, caminatas con raquetas, entre otras (Foto: Julian Donatelli)
El cerro catedral cuenta actividades como “Mágic Donas”, pistas de trineos, caminatas con raquetas, entre otras (Foto: Julian Donatelli)

Una vez en la cima se puede disfrutar de 14 paradores gastronómicos en sus imponentes laderas donde se puede disfrutar de deliciosas comidas regionales, con increíbles vistas a los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez, la cordillera de los Andes y el Cerro Tronador.

Además, el Cerro se encuentra a tan solo 19 kilómetros de la ciudad de Bariloche y a una hora del aeropuerto de la ciudad.

San Carlos de Bariloche recibe a turistas del mundo entero, pero es durante las vacaciones de invierno que se convierte en la favorita de los fanáticos del frío, que aprovechan para disfrutar del centro de esquí más grande del hemisferio sur.