Amor: Hay ocasiones en las que la única forma de entender que hemos actuado mal es cuando perdemos lo que más queremos.

Riqueza: Te has cubierto de trabajo y ahora no puedes concluir ninguno en el tiempo acordado. Busca alguien que te de una mano.

Bienestar:  Disfruta de los resultados de tu esfuerzo, no hay nada malo en ello. Es esto justamente lo que nos da fuerzas para seguir proponiéndonos metas.