Adoptó a una beba abandonada aunque sabía que iba a morir pronto: “Fueron los mejores años de mi vida”

En 2014, Nuria Pérez conoció a Zoe, una beba con un pronóstico de un año de vida. “Si va a vivir tan poco mejor que sea con una familia y no en un hospital”, pensó y empezó los trámites para convertirse legalmente en su mamá. Zoe vivió más años de lo que imaginaron y su historia atravesó a Nuria para siempre

TE PUEDE INTERESAR