Miranda July y el difícil arte de narrar historias extraordinarias

Dieciséis relatos que abarcan una amplia paleta de emociones y pequeños sucesos hacen que el lector se enamore- por primera vez, o una vez más- de la prosa filosa de la escritora estadounidense.

Miranda July
Miranda July

Nadie es más de aquí que tú (Penguin Random House, 2018), de Miranda July, con traducción de Silvia Barbero, lleva un extenso recorrido de lecturas y reconocimientos a lo largo del mundo.

Editado por primera vez en Estados Unidos en 2007, este libro de cuentos -muchos de ellos publicados previamente en revistas y medios- de July ha sido celebrado con creces no solo por sus historias repletas de otros pequeños relatos sino también por hacer que situaciones ordinarias adquieran ese brillo de lo increíble a través de las palabras elegidas y las tramas desarrolladas.

Como su edición en inglés, el libro respeta el orden de los textos y se inicia con el peculiar "El patio común", en el que la autora de El primer hombre malo (2015) nos presenta al vecino Vincent Chang y a una protagonista llena de culpas, opiniones contradictorias e ideas que marcan la prosa comprometida de July, que no suele tener tabúes para contar sus historias ya sea como escritora, artista o performer.

“Nadie es más de aquí que tú” (Literatura Random House), de Miranda July
“Nadie es más de aquí que tú” (Literatura Random House), de Miranda July

Las dificultades a la hora de relacionarnos son unos de los temas que se encuentran presentes en los relatos, que no siempre toman tintes dramáticos, sino que también apuntan al humor sin miedo al ridículo como en el cuento "El equipo de natación", donde una joven decide dictar clases de natación a adultos un tanto mayores usando ¡sillas y palanganas! en un clima distante y nada acogedor.

La obsesión es otro de los temas que July encuentra fascinante para abordar sus textos, desde algo tan entendible como el temor de tener un intruso en nuestra casa "El hombre de la escalera", hasta el hilarante relato "Majestad" donde una mujer está obsesionada con poseer- literalmente- al príncipe William que habita en el palacio de Buckingham. Con ironía, la autora, nos muestra la mente de una mujer que en su discurrir mental termina reflexionando sobre su sexualidad y la forma de relacionarse.

Los cuerpos de las mujeres y las expectativas sociales, que recaen sobre los mismos, también pueden leerse en los cuentos de July como "Hermana", "Haciendo el amor en 2003", "Diez verdades" o en el contundente "Los movimientos": "Antes de morir, mi padre me enseñó los movimientos que sabía hacer con los dedos. Se trataba de movimientos para conseguir que una mujer llegase al orgasmo. Me dijo que no sabía si aquello me sería de utilidad, teniendo en cuenta que yo era una mujer, pero que eso era todo cuanto podía dejarme como dote"

Miranda July
Miranda July

Roles, sexualidad, sentido común, miedos, deseos, prejuicios, depresión, envidia, enamoramiento, ser padre, ser madre, ser hijo; en definitiva, ciertos retazos de lo que nos hace humanos y seres ordinarios que con una simple decisión podemos convertirnos en una historia distinta. Así son los cuentos de Miranda July: atrapantes, extraños, con entrelíneas de ensayo; son pequeños espejos de lo que podemos ser y no siempre van a ser reflejos de lo que deseamos ver.

LEER MÁS:

>>> ¿Qué leer? Descubrí tu próxima lectura en GrandesLibros.com

TE PUEDE INTERESAR