Gabriela Michetti en la Casa de Gobierno. (Foto: Matías Campaya/GENTE)
Gabriela Michetti en la Casa de Gobierno. (Foto: Matías Campaya/GENTE)

El lunes, con Mauricio Macri en Rusia, Gabriela Michetti (52) cubrió en forma transitoria el cargo de Presidente de la Nación. No es la primera vez para la vice. Como explicó, "es una responsabilidad y un honor. Salvando las distancias, lo que siente un chico cuando lo mandan a izar la bandera. Trabajo como siempre, pero estoy más atenta a un llamado de Marcos (Peña), de Mario (Quintana) o de Gustavo (Arribas)…".

–¿Es como dijo la revista Noticias, que cuando no están Macri ni Peña, Quintana se hace cargo del Gobierno?
–(Ríe) Eso leí… Pero no. Ya no estamos en la década del '70 o en la del '80. Con las comunicaciones que existen hoy en día, el Presidente siempre está acá presente. Todos sabemos que el líder indiscutido es Mauricio, y si hay algo delicado que decidir, se habla con él.

–Usted encabezó varias misiones en el exterior. ¿Se puede cuantificar ese trabajo en inversiones?
–Sí, claro. Por ejemplo, desde el viaje a Japón hemos tenido de un 25 a un 30 por ciento de aumento en las inversiones de ese país. En otros casos, como Egipto, vamos a abrir mercados. Allí, y en otros países árabes, estaban interesados en nuestros pollos. Son países estratégicos, que define el Presidente… Yo voy junto a viceministros del área de Economía y de Producción.

Quiero darle contenido a este cargo (de videpresidenta), que casi siempre fue deslucido

–¿Es lo que más le entusiasma de su rol como vice, o también le gusta tocar la campanita en el Senado?
–Jaja, no… Yo quiero darle contenido a este cargo, que casi siempre fue deslucido. En cuanto al Senado, recuperamos su patrimonio sin pedir un peso a Hacienda. Recortamos un 35 por ciento del gasto político, un 30 en pasajes y nafta… Teníamos una deuda de 200 millones de pesos, que saldamos con recursos propios. Y cada peso que recuperamos va a un fideicomiso para la obra del edificio.

“El Presidente siempre está acá presente. Todos sabemos que el líder indiscutido es Mauricio, y si hay algo delicado que decidir, se habla con él” (Foto: Matías Campaya/GENTE)
“El Presidente siempre está acá presente. Todos sabemos que el líder indiscutido es Mauricio, y si hay algo delicado que decidir, se habla con él” (Foto: Matías Campaya/GENTE)

–¿Encontró muchos ñoquis?
–De entrada hicimos un recorte de dos mil personas, nombradas en planta permanente en los últimos diez meses del gobierno anterior. Luego, 500 de ellos justificaron su pase y quedaron adentro. Pero comparado con cualquier Congreso de América latina, el nuestro está sobrepoblado.

–¿La gente colocada por el FPV no fue reemplazada por otra de Cambiemos?
–No, ni soñando. Ahora empezamos a abrir cargos, pero por concurso, como debe ser.

A Jorge (Triaca) lo conozco. Es una persona extraordinaria, con una gran entrega. Todavía no hablé con él. Cometió un error y pidió perdón

–Quisiera su opinión sobre el caso Triaca. Porque más allá del insulto a su empleada Sandra, e incluso a tenerla en negro hasta el 2015, está la investigación por las 250 personas que habría incluido en el SOMU, el gremio intervenido al Caballo Suárez que conduce Gladys González.
–A Jorge lo conozco. Es una persona extraordinaria, con una gran entrega. Todavía no hablé con él. Cometió un error y pidió perdón. Pero es cierto: nosotros tenemos que ser súper cuidadosos con estos temas, porque pusimos la vara muy alta. Cuando estás expuesto públicamente, tenés que ser y parecer. Necesitamos en Argentina otra conducta con lo errado, corrupto o poco transparente.

–¿No cree que debería renunciar?
–Los ministros son del Presidente. En esto, él tiene la palabra.

“Asumimos con una economía que no crecía desde hacía cuatro años, y la estamos ordenando. El año pasado se revirtió la tendencia del 2016, cuando se perdieron 100 mil empleos” (Foto: Matías Campaya/GENTE)
“Asumimos con una economía que no crecía desde hacía cuatro años, y la estamos ordenando. El año pasado se revirtió la tendencia del 2016, cuando se perdieron 100 mil empleos” (Foto: Matías Campaya/GENTE)

–Usted lleva un conteo muy exacto de los pedidos que le llegan. Y el de trabajo está en primer lugar, doblando en número al segundo, que es vivienda. ¿Ese es el gran debe de esta gestión?
–Es la mayor obsesión. Asumimos con una economía que no crecía desde hacía cuatro años, y la estamos ordenando. El año pasado se revirtió la tendencia del 2016, cuando se perdieron 100 mil empleos. En septiembre u octubre se empató, y después se creció. Pero todavía no da la cuenta que uno quisiera tener. Y la forma es atraer capital de inversión, extranjero y argentino.

El 2018 será el de la consolidación del crecimiento, del despegue económico

–Hoy, la estrella de las inversiones son los Lebacs y el sector financiero, especulativo.
–No creo que sean las estrellas, porque todos los sectores de la economía registran un crecimiento. Hay inversiones productivas, y muchísimas más de las que había hasta el 2015. Hay miles de millones de dólares ya comprometidos. El 2,9 de crecimiento es muy importante después de una economía paralizada.

–¿Cómo definiría lo que nos va a deparar este año?
–El 2018 será el de la consolidación del crecimiento, del despegue económico. Si logramos tres o cuatro años consecutivos creciendo, podemos soñar con tener el camino de Australia, que lleva 25 sin parar. No debemos caer en pensar que, como es difícil, tenemos que buscar un atajo, la salida mágica.

“Si logramos tres o cuatro años consecutivos creciendo, podemos soñar con tener el camino de Australia, que lleva 25 sin parar” (Foto: Matías Campaya/GENTE)
“Si logramos tres o cuatro años consecutivos creciendo, podemos soñar con tener el camino de Australia, que lleva 25 sin parar” (Foto: Matías Campaya/GENTE)

–Uno de los ejes de su labor es la creación de la Agencia Nacional de Discapacidad. ¿Cómo se articula?
–Hoy, todo lo que tiene que ver con discapacidad está separado: algunos organismos en Salud, otros en Desarrollo Social… Buscamos una política de Estado, que incluya a todos los sectores políticos. Por eso, la Agencia Nacional tiene un rango importante, de los más altos en el mundo, y engloba a todos, poniendo énfasis en el otorgamiento de pensiones no contributivas a quienes realmente lo necesiten.

–¿Cuántas personas con discapacidad hay en la Argentina?
–Buena pregunta. No hay estadísticas confiables. En el mundo oscila entre el 10 y el 15 por ciento de la población. Ya le encargamos al Indec esa estadística.

Durante su viaje a Israel en el Muro de los lamentos. (Foto: Twitter)
Durante su viaje a Israel en el Muro de los lamentos. (Foto: Twitter)

–En Israel estuvo en la fundación Beit Issie Shapiro, donde crearon un equipo llamado Re Walk para personas con paraplejía. ¿La puede ayudar a caminar ese sistema?
–Yo tengo un ritmo de vida de locos. Para prepararme, me tengo que levantar dos horas antes de salir. No sería práctico para mí. Pero sí sirve para rehabilitación; es un avance importantísimo. ¡Y es carísimo!

Estoy sola, solita y sola. y muy bien. Hoy no puedo entregarle a otra persona lo que necesita una pareja

¿Después de separarse de Juan Tonelli, está sola o en pareja?
–Sola, solita y sola. Y muy bien. Dedicada de lleno a la Argentina. Hoy no puedo entregarle a otra persona lo que necesita una pareja. Y lo mínimo es darle tiempo. Este trabajo te toma la vida. Son cuatro años de entrega absoluta y total.

“Yo veo feliz a mi hijo. Palito tiene anécdotas increíbles. Y Evangelina es una mujer extraordinaria. Lauti pasó Fin de Año con ellos en los Estados Unidos” (Foto: Matías Campaya/GENTE)
“Yo veo feliz a mi hijo. Palito tiene anécdotas increíbles. Y Evangelina es una mujer extraordinaria. Lauti pasó Fin de Año con ellos en los Estados Unidos” (Foto: Matías Campaya/GENTE)

–¿Podrían ser cuatro más?
–Eso no se sabe. A mí me gusta desarrollar bien a fondo lo que me toca. Y cuando llegue el 2019, veremos. Pero si no puedo mantener una pareja, menos puedo anticiparme a eso.

Rosario, la novia de mi hijo, es una chica amorosa, y los Ortega me caen muy bien

¿Está contenta con el noviazgo de su hijo Lautaro con Rosario, la hija de Palito Ortega?
–Si. Yo lo veo feliz a él. Rosario es una chica amorosa, y los Ortega me caen muy bien. Palito tiene anécdotas increíbles. Y Evangelina es una mujer extraordinaria. Lauti pasó Fin de Año con ellos en los Estados Unidos. Pero no quiero opinar mucho… Son chicos de perfil muy bajo.

–La última: usted que lo conoció como Bergoglio, ¿por qué cree que el Papa no viaja a la Argentina?
–No sé. Me da pena que no venga. Primero por él: creo que le haría muy bien. Y también por la gente que está contenta por tener un Papa argentino. Yo creo que al no venir de entrada, se metió en un enredo del que cada vez le es más difícil salir.

Por Hugo Martin

LEA MÁS: