Por primera vez Adolfo Cambiaso (42), el mejor polista del mundo, pisó el campo del Festival junto a sus hijos Mía (15), Poroto (12) y Myla (7).
Por primera vez Adolfo Cambiaso (42), el mejor polista del mundo, pisó el campo del Festival junto a sus hijos Mía (15), Poroto (12) y Myla (7).

Ni ponchos ni boinas. El sábado 13 de enero, durante la décima jornada de la 53ª edición del Festival de Doma y Folklore de Jesús María, los protagonistas fueron los pilotos y los paraguas. Sin embargo, a pesar de las pésimas condiciones meteorológicas, el público copó las plateas del anfiteatro José Hernández. Alrededor de las 22, con el escenario mitad mojado, se presentó el grupo Por Siempre Tucu. Media hora más tarde comenzó la jineteada. La misma fue acompañada por el clásico show de payadores que, guitarra en mano, se lucieron con sus contrapuntos. "Una llovizna en esta noche de enero/ no pudo parar el corazón de la gente/ el pueblo en Jesús María/ se vino y dijo presente", cantaba el dúo, en referencia a lo que ocurría en el predio. Debido al mal clima, algunos jinetes tuvieron problemas para hacer pie y se deslucieron las montas.

Mientras que la mayor participó de la presentación de las tropillas entabladas, los menores cabalgaron por el campo con su papá.
Mientras que la mayor participó de la presentación de las tropillas entabladas, los menores cabalgaron por el campo con su papá.
La pequeña Myla.
La pequeña Myla.

Tal cual estaba previsto en la grilla, después cantó Pancho Figueroa. Cuando el reloj marcaba las 0.49, palpitando la llegada de Jorge Rojas, el público descendió de las gradas hacia el campo del anfiteatro donde, minutos antes, se había realizado la tropilla entablada. A diferencia del jueves 11, esta vez la familia Cambiaso estuvo ausente, se cree que por el mal tiempo. "Su presencia fue de gran apoyo. Es realmente un honor que semejante figura del polo, como Adolfo, haya participado de las tropillas entabladas con sus tres hijos", le dijo a GENTE Nicolás Tottis, presidente del Festival.

A PURO BIS. De camisa y pantalón negro, iluminado por los flashes de los celulares, Jorge Rojas salió a cantar ante doce mil personas. "¡Muy buenas noches, Jesús María! Es un placer estar acá", saludó. Con piano de cola, guitarra eléctrica, bajo, batería, teclados y acordeón, el ex Nochero dio inicio a su show con el tema A todo corazón. El espectáculo duró hasta pasadas las dos de la madrugada; hubo bises, humo y serpentinas. "¡Olé, olé, olé, Jorgeee, Jorgeee!", coreaba el público. El cantante, por su parte, se mostró emocionado. "Hoy, cuando emprendí rumbo a Jesús María, encontré un camino de lluvia y pensé en ustedes. Les agradezco que estén acá después de un día tan difícil. ¡Son increíbles!", se despidió.

La lluvia demandó un esfuerzo extra por parte de los jinetes, que se esmeraron para cumplir los doce segundos reglamentarios arriba de los caballos que requiere completar la prueba de doma.
La lluvia demandó un esfuerzo extra por parte de los jinetes, que se esmeraron para cumplir los doce segundos reglamentarios arriba de los caballos que requiere completar la prueba de doma.

El Festival culminó el lunes 15, con una jornada bautizada La Noche Joven, donde tocaron bandas y artistas del mundo teen como CNCO, Sebastián Yatra y Jimena Barón. "El balance es muy positivo. El respaldo de la gente, sobre todo con la tormenta del sábado, quedó más demostrado que nunca. Es una fiesta de todos los argentinos donde, a través de la jineteada, las tropillas, el canto y la danza, se pone de manifiesto nuestra cultura. Estamos muy felices por lo logrado en estos días y en esta 53ª edición", concluyó Tottis. El ranking de los artistas más convocantes dejó en primer lugar al bahiense Abel Pintos, que logró una asistencia récord de 24 mil espectadores. Lo siguieron el Chaqueño Palavecino (18.048 entradas), Jorge Rojas (12.612), Luciano Pereyra (12.269) y Soledad Pastorutti (11.111). Un éxito que, sin dudas, se repetirá el año próximo.

Por Flor Illbele. Fotos: Fabián Uset y Prensa del Festival.

LEA MÁS: