Juan Minujín y Luciano Castro hablan de su rol como padres. (Foto: Fabián Uset/GENTE)
Juan Minujín y Luciano Castro hablan de su rol como padres. (Foto: Fabián Uset/GENTE)

Juan Minujín (padre de Carmela –8– y Amanda–12–) y Luciano Castro (de Mateo –16–, Esperanza –5– y Fausto –3–), que cada noche se llevan casi el 50 por ciento del encendido de los televisores, hablaron de cómo supervisan la catarata de información a la que tienen acceso sus hijos.

–¿Cómo ven la calle? ¿Sienten que hoy existen más peligros que cuando ustedes eran chicos?

Juan: No creo. Me parece que los valores siguen siendo los mismos. Entiendo que hay una idealización de ese "nosotros jugábamos en la vereda". Hoy se hacen otras cosas, que igual están buenísimas.

Luciano: Claro. Lo que para nosotros eran la vereda y el árbol, para los chicos de hoy son las redes sociales.

Los actores se muestran a favor del apagón tecnológico. (Foto: Fabián Uset/GENTE)
Los actores se muestran a favor del apagón tecnológico. (Foto: Fabián Uset/GENTE)

J: Ahora ellos tienen un acceso a la información que, bien cuidado, es espectacular. Con mi hija Amanda hablo de cosas que antes, a los doce años, eran impensadas. Para encontrar esa información tenías que buscar, rascar a morir. De todas formas, en casa hacemos de 7 a 9 un apagón tecnológico y nos ponemos a charlar, compartir actividades, o simplemente a aburrirnos un rato sin pantallas.

L: Me acuerdo de una noche que Esperanza (5), que es "Radio Nacional", no paraba de hablar. Se mezclaba con la tele y era todo un desorden. "Apagá la tele", me dijo Sabrina. Y empezamos a escucharnos sin interferencias: habló Esperanza, habló Fausto y fue una experiencia tremenda escuchar a tus hijos. Aunque parezca algo básico, esa conexión que se da en la cena, como decía mi abuela, es sanadora.

Por Julián Zocchi
Fotos: Fabián Uset/GENTE