Hubo globos con forma de corazón, brindis, baile, besos y… una propuesta de matrimonio. Sí, finalmente, después de casi tres años de relación, el actor Orlando Bloom (42) y la cantante Katy Perry (34) se comprometieron con una mega fiesta en el día de San Valentín.

Ella de rojo; él de traje. Así de felices se los vio ingresando al salón de fiestas el pasado 14 de febrero.
Ella de rojo; él de traje. Así de felices se los vio ingresando al salón de fiestas el pasado 14 de febrero.

Tras la revolución y la sorpresa entre sus miles seguidores, se despertó la polémica por el anillo: una joya con forma de flor valuada en cinco millones de dólares. 

“Full bloom” (En plena floración), escribió Katy en su cuenta de Instagram, haciendo un juego de palabras con el apellido de su marido, que en español significa florecer.
“Full bloom” (En plena floración), escribió Katy en su cuenta de Instagram, haciendo un juego de palabras con el apellido de su marido, que en español significa florecer.

¿El problema? El anillo que eligió el actor es muy similar al que le dio a su ex pareja, la modelo Miranda Kerr (35), cuando se comprometieron en 2010. La gran diferencia está en la piedra central: mientras que la del anillo de Katy es de color rosa, en el de Miranda es blanco.

La pregunta del millón: ¿casualidad o descuido?

A la derecha: el anillo de Katy. A la izquierda el de Miranda. Flores idénticas, la única diferencia es la piedra del medio.
A la derecha: el anillo de Katy. A la izquierda el de Miranda. Flores idénticas, la única diferencia es la piedra del medio.

Por Redacción de Gente.
Fotos: Archivo Atlántida e Instagram.

SEGUÍ LEYENDO: