Franco Masini, Grego Rosello y Fer Dente. (Foto Francisco Trombetta/GENTE)
Franco Masini, Grego Rosello y Fer Dente. (Foto Francisco Trombetta/GENTE)

Qué cosas te dan miedo?", le pregunta Grego Rosello (28) a Marco (3), uno de los chicos que se hospedan en La Casa de Ronald del barrio de Almagro (Buenos Aires). "Nada", contesta el niño levantando los hombros.

El diálogo forma parte del video que el instagramer subió a su cuenta de la red el 3 de noviembre de 2017 y hoy suma más de 200 mil likes. Ese día –cuenta hoy Rosello– "me cambió el bocho, me tocó el alma. Estaba preparando un show para el Gran Rex, filmando dos películas y haciendo otros tantos programas de televisión: vivía a full, olvidando lo verdaderamente importante.

Ir a la Casa de Ronald e interactuar con esos chicos fue un baño de realidad. Quedé maravillado", sintetiza el actor, comediante, conductor de ESPN Redes y uno de los primeros en llegar a la Gala Solidaria en el hotel Sheraton.
……………………………………………………………………………

La primera Casa de Ronald McDonald se construyó en 1998. Pronto se convirtió en el hogar de niños que llegaban de localidades y provincias lejanas junto a sus familias, para iniciar tratamientos médicos de alta complejidad. Desde entonces se han inaugurado otras tres (en Mendoza –2003–, Córdoba –2008– y Bahía Blanca –2015–), por las que hasta la fecha pasaron más de 150 mil chicos.

Una de ellas, Valentina Rodríguez (19), quien en 2015 viajó desde Santa Fe Capital con su mamá, María Laura Marelli, para tratar un cáncer. Ambas se hospedaron en la casa del barrio porteño de Almagro. "Transitar la enfermedad allí hizo que mi vida fuera lo más parecida posible a la normalidad. De hecho, gracias a la modalidad de escuela domiciliaria, pude terminar cuarto año. Me gusta rescatar el lado lindo de la enfermedad. No la niego. No la rechazo. No la escondo. La abrazo y la quiero, porque gracias a ella crecí", cuenta la joven desde el escenario del salón Libertador.

Su testimonio emociona. Todos aplauden con fuerza. A su lado, su madre asiente y agrega: "A veces estoy en casa y tengo recuerdos de ese año: en la cocina o el comedor con otras familias, compartiendo alegrías, tristezas… Allí hay una mano tendida para cada momento".

Mientras las escucha con atención, el actor Franco Masini se emociona. "Todavía no conozco La Casa. Todas las veces que me invitaron se me superponían los horarios con los de grabación", se lamenta. "Igual estoy súper familiarizado con la causa. Por eso vine", agrega.

El cantante Fernando Dente, en cambio, la recorrió un par de veces, conversando y jugando con los chicos. "Me impactó la familiaridad que se respira. Emociona. Es un lugar de contención, un verdadero hogar. Cada uno de los niños que están allí es un héroe", dice antes de interpretar el tema No importa la distancia y de que Iliana Calabró y Joaquín "Pollo" Alvarez encabecen un bingo musical con temática mundialista.

A Grego se le pone la piel de gallina. "Hace cuatro años tenía veinte seguidores y no me conocía nadie. Hoy me siguen en Instagram cuatro o cinco jugadores del Seleccionado, entre ellos Messi, que me mandó un saludo de cumpleaños", cuenta.

Para Franco los partidos son una buena excusa para juntarse con amigos o familia. "Ojalá nos traigamos la copa de Rusia", sueña. El reloj marca las 24 y, tarareando Un'estate italiana, los invitados comienzan a retirarse. Entonces Masini, Grego y Dente se miran y, entre los tres, combinando frases y palabras a las que recurrieron minutos antes, redondean felices: "Esta causa nos emociona el alma".

Por Flor Illbele