La propagación del coronavirus está repercutiendo en todos los ambientes y sectores de la industria de los videojuegos. En esta ocasión, Hideo Kojima, uno de los desarrolladores más populares de los últimos tiempos, confirmó que uno de sus empleados dio positivo por coronavirus. No obstante, el director japonés indicó que este trabajador se encontraba realizando sus actividades en casa desde el día 20 de marzo, por lo que no tuvo chances de contagiar al resto del staff, dado que no se presenció en las oficinas.

El nuevo juego de Hideo Kojima será el protagonista de la noche con sus diez nominaciones.
El nuevo juego de Hideo Kojima será el protagonista de la noche con sus diez nominaciones.

En épocas donde todo el mundo está realizando cuarentena, la industria del gaming está buscando acoplarse tanto a las necesidades externas como internas. Estas últimas pasan por optimizar las condiciones laborales para trabajar a distancia y así impedir que las producciones se retrasen a gran escala. Esta medida fue tomada hace ya unas semanas por Kojima Productions, estudio a cargo de Death Stranding, con el fin de evitar problemas sanitarios de mayor índole.

Esta medida tomada a tiempo le permitió al estudio ubicado en Tokyo desestimar la posibilidad de que este caso de coronavirus positivo se haya esparcido por el resto de sus trabajadores. Según la empresa, el empleado no estuvo en la oficina al momento que le aparecieron los síntomas, anulando la posibilidad de contagio por “contacto cercano”.

Para continuar reforzando estas políticas y que no llegue un caso de mayor tamaño, Kojima decidió cerrar de manera temporal sus oficinas y que se realice una desinfección completa en todas sus instalaciones. Esta medida, según se informó, fue llevada a cabo en conjunto con la recomendación de los responsables sanitarios pertinentes.

A su vez, para lograr el resto de los objetivos propuestos, que en pasan en gran parte lograr el arribo de Death Stranding en PC, se indicó que todos sus trabajadores realizarán sus labores de manera remota para así evitar también contagios posibles.

Sin dudas, toda esta situación atravesará en gran escala a la industria del gaming, haciendo que distintos hábitos comiencen a aplicarse de manera más incisiva, como puede ser el trabajo a distancia. Habrá que ver si esto favorece o no la disminución del crunch en la industria, el cual fue muy criticado en los últimos tiempos por los desarrolladores, quienes se sienten presionados por los distintos estudios y lo hacen saber de distintas maneras.

Otras empresas como Sony y Microsoft, también se mostraron afectadas por esta situación, llevando mensajes de solidaridad y calma. Sin embargo, ninguna de las dos empresas contempló que haya cambios drásticos en sus calendarios, continuando así con la producción de manera normal y permitiendo el lanzamiento estipulado de distintos productos. Esto es entendible en la desarrolladora japonesa, dado que en oriente la propagación del virus está en un momento muy estable y controlado.

Distinto es el caso de Microsoft, dado que en Estados Unidos la situación y panorama son muy diferentes. Cada día son más los casos positivos por coronavirus y las cifras se están duplicando a una velocidad récord. Esto podría llegar a afectar a los trabajadores de la empresa, quien, al no realizar todo su trabajo de manera remota, pueden verse afectados. Más allá de esta situación que se va agravando día a día, la empresa comunicó su apoyo a las empresas externas que forman parte de Xbox Games Studio, quienes, según ellos, están viviendo un desafío “único”.

Habrá que ver en las próximas semanas como continuarán los movimientos de la industria gamer y si es que los retrasos esperados finalmente se efectúan. Uno de los más rumoreados es el de las consolas de la nueva generación, las cuales, en el mejor de los casos, podrían llegar con unidades limitadas al mercado.