"¿Qué pasó con Luciano Arruga? 10 años de impunidad", reza el lema de la manifestación que organizaciones sociales y políticas convocaron en memoria del chico desaparecido y asesinado por la Policía de la provincia de Buenos Aires en enero de 2009.

La convocatoria tuvo lugar en General Paz y Mosconi, Lomas del Mirador, durante la tarde de este sábado y tuvo la presencia de un importante número de personas que se acercaron exigiendo verdad y justicia y recordando a Arruga. Fuentes de la organización de la marcha hablan de 7 cuadras de columnas de militantes.

El 31 de enero de 2009, a la madrugada, Mónica Alegre y Vanesa Orieta, madre y hermana de Luciano, lo buscaron durante horas por hospitales, comisarías y morgues sin éxito. El adolescente de 16 años había sido visto por última vez en Lomas del Mirador. Recién cinco años después, en 2014, se lo encontraba enterrado como NN en el Cementerio de la Chacarita. 

Una investigación determinó que Luciano cruzó la avenida General Paz corriendo  y fue atropellado por un auto, por lo cual el joven fue derivado al hospital Santojanni, donde falleció. Luego fue trasladado a la morgue, porque supuestamente nadie reclamó su cuerpo. Sin embargo, la familia había concurrido al centro de salud y la principal sospecha es que el chico fue arrollado mientras era perseguido por policías de Lomas del Mirador, que ya lo habían detenido varias veces porque se negaba a robar para ellos.

EL 15 de mayo de 2015, el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de La Matanza condenó a 10 años de prisión al policía Julio Torales por torturar a Arruga. Los jueces confirmaron que el 22 de septiembre de 2008, entre las 11 y las 19, Arruga estuvo alojado en el sector de la cocina del destacamento de Lomas del Mirador, tras haber sido detenido como sospechoso de un robo y allí fue torturado a golpes "con un elemento duro o romo" por Torales, mientras otro policía lo sostenía.

Condenando a las fuerzas de seguridad, al sistema judicial, al Estado y con críticas puntuales visibilizadas en pancartas con las imágenes de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Daniel Scioli, las organizaciones convocantes exigieron justicia en estos "10 años de impunidad".

La movilización también tuvo como objetivo visibilizar otros casos de violencia institucional y gatillo fácil haciendo hincapié a que "la democracia no llegó a algunos lugares", explica el comunicado oficial de la convocatoria que resalta "la desigualdad social".