Pese a que los gremios aeronáuticos se habían comprometido a no realizar protestas, pasajeros de todo el país se encontraron esta mañana con problemas para viajar. A las 10, había más de 2000 personas cuyas operaciones fueron canceladas y postergadas para otros días.

La medida de fuerza afectó a miles de turistas locales y extranjeros que aprovechan la temporada estival para viajar a distintas provincias del país. En Aeroparque, por ejemplo, se pudo ver a ciudadanos europeos muy enojados por la postergación sin aviso previo de sus vuelos.

Las protestas habían sido convocadas para repudiar una resolución de la ANAC que facilitaba el ingreso de pilotos extranjeros al mercado local. Sin embargo, con el objetivo de garantizar las operaciones, el Gobierno anunció a última hora del miércoles que daría marcha atrás con la decisión que generó el enojo de los sindicatos.

El diputado nacional Alfredo Olmedo es uno de los pasajeros que quedó varado en el Aeroparque Metropolitano: "No pueden dejar así de rehenes a los pasajeros", declaró.

"Nosotros no buscamos tener razón, sino que la gente vuele. Por eso hemos decidido dar de baja una norma que era un procedimiento más ágil para habilitación de instructores extranjeros y pilotos argentinos que quieren volver a volar en su país. Lamentablemente, aun así los sindicatos tomaron de rehenes a los pasajeros en las primeras horas de la mañana", sostuvo Tomás Insausti, titular de la ANAC.

Fotos: Adrián Escándar